ruta por el norte de india y butan que ver en utar pradesh y rajastan

 

 

El norte de la lejana India, un histórico lugar emplazado en el corazón de Asia, ubicado entre remotas rutas para comerciantes y antiguos imperios de rajás y marajás. Fortalezas imponentes, inhóspitas llanuras y animales exóticos. Pasión, historia y devoción.

Con cerca de 1,4 millones de personas, se trata del segundo país más poblado del mundo. Una economía emergente, cual revela la tragedia de las clases sociales y sus enormes desigualdades. La terrible disparidad entre las castas de la sociedad.

En nuestro viaje por las legendarias regiones de Uttar Pradesh y el Rajastán, vivimos una experiencia sin precedentes. Su corazón late en la más profunda de las utopías. Un país en ocasiones absurdo, con una explosión de fuerza y colorido que no tiene comparación. India nos resultó implacable, un lugar donde percibimos la vulnerabilidad como ser humano. Capaz de hacernos reír, llorar y padecer en el mismo momento.

Desde las solmenes e inspiradoras cúpulas del Taj Mahal, comenzamos a explorar las ciudades más legendarias del Rajastán. Conocimos Jaipur, la ciudad rosa, capital de la región. A través de las polvorintas llanuras del desierto de Thar, avanzamos hasta la ciudad dorada, Jaisalmer, ya en la frontera con la vecina Pakistán. Jodhpur, con su soberbia fortaleza medieval, logró conquistar nuestra imaginación. Y en Benarés, a orillas de las sagradas aguas del río Ganges, presenciamos los tradicionales rituales de cremación, una ventana que nos mostró la filosofía hindú en su máxima expresión.

Antes de conocer la desesperante ciudad de Nueva Delhi, respiramos aire puro en un país de tan antagónica expresión como Bután, un destino soñado desde años atrás. Junto al incienso que se filtra en los santuarios del Himalaya, descubrimos algunos tesoros del único país de mayoría budista en todo el Planeta. Nos hipnotizamos con su conciencia sobre la felicidad y su compromiso con el medio natural.

Para que también tú puedas disfrutar una experiencia similar, vamos a describir el itinerario de nuestro viaje por el norte de India y Bután, 22 días días intensos, que permanecerán en nuestro recuerdo durante mucho tiempo. ¡Comenzamos!

 

Cerca de la media noche, aterrizó nuestro vuelo procedente de Münich en la enmoquetada terminal internacional de Nueva Delhi. Allí conocimos a Suki, él iba a ser nuestro conductor por el Rajastán, y también quien nos mostrase algunas necesarias astucias parar sobrevivir.

Supusimos que el impacto sería infinitamente mayor en la sobrepoblada ciudad de Delhi, por lo que decidimos aplazar su visita para el final del viaje, una vez adaptados a este caótico y sofocante país. No nos equivocamos con nuestra decisión, y si ésta es la primera vez que viajas a India, es una de las recomendaciones que te vamos a dar.

Al amanecer nos dirigimos a la ciudad de Agra, la conoces de sobra, es la ciudad donde se encuentra el Taj Mahal, una de las siete maravillas del mundo moderno. Se encuentra a unos 200 km al sur de Nueva Delhi, y tardamos unas cuatro horas y media en llegar. La autovía es buena, pero los atascos al salir de la capital son desesperantes.

Por cierto, para nuestro viaje por el norte de India contratamos un conductor. La primera idea fue recorrerlo en ferrocarril, incluso tratamos de reservar los trayectos con antelación. Acabamos hasta las narices de la página web donde venden los billetes de tren, es un auténtico desastre, por lo que finalmente decidimos contactar con un conductor local. No pudimos vivir la bonita experiencia de viajar en los antiguos vagones que cruzan el Rajastán, algo que deseábamos experimentar, pero también disfrutamos muchísimo de la compañía de Suki. Le recordamos con un cariño muy especial.

A las afueras de Agra se encuentra el Itimad ud-Daulah, conocido como el pequeño Taj, aunque no tiene nada que ver con el Taj Mahal. Se trata del mausoleo del persa Mizra Ghiyas, construido poco antes de que Agra se convirtiese en capital del imperio Mogol. Hicimos una breve parada visitarlo, pero lo que no te debes perder, es el atardecer desde el Mehtab Bagh. Se trata de un bonito parque ubicado en el margen opuesto del río Yamuna, con unas impresionantes vistas hacia el Taj Mahal.

Dejamos la visita al Taj Mahal para nuestro segundo día en Agra. Si prefieres visitarlo acompañado de un guía, no recomendamos contratar los que se encuentra cerca del monumento. Puedes echarle un vista a este tour guiado por el Taj Mahal y el fuerte de Agra.

Considerado uno de los más bellos edificios del mundo, origen de innumerables fábulas y leyendas es el principal motivo para visitar Agra. Aproximadamente dedicamos tres horas para conocerlo. Aunque el interior del monumento no tiene nada que lo haga especial, con sus espectaculares cúpulas y sus inmaculadas fachadas si que nos alucinó. Para ponértelo fácil, también hemos redactado una Guía de consejos para visitar el Taj Mahal, donde explicamos todo lo que debes saber.

Por la tarde pateamos algunos mercados de la ciudad y visitamos el fuerte de Agra, entre cuyas paredes bajo el yugo del su hijo el traidor, murió encerrador el emperador artífice del Taj Mahal. Ambas noches nos hospedamos en el hotel Saniya Palace.

240 km separan las ciudades de Agra y Jaipur, capital del Rajastán, en cuyo trayecto hicimos dos paradas que recomendamos hacer. La primera de ellas, fue para visitar la ciudad olvidada de Fatehpur Sikri, ubicada 40 km al oeste de Agra. Fue capital del imperio Mogol entre los años 1571 y 1585, erigida por el emperador Akbar. Posteriormente, fue abandonada posiblemente por falta de agua y finalmente saqueada prácticamente en su totalidad.

La antigua ciudad y en especial su bonita mezquita merecen ser visitadas. Recomendamos contratar un guía para efectuar la visita, y así poder conocer parte de la historia de este lugar. Los guías se amontonan en el aparcamiento junto a la entrada al recinto, aunque para evitar posibles estafas recomendamos no contratarlos aquí. Nuestro conductor contactó con Ismail, un guía local que habla español, quien nos acompañó durante dos horas por la ciudad. Si deseas comunicarte con él, lo puedes hacer a través de su página de facebook Maravillas de la India.

Fatehpur Sikri se encuentra principalmente dividida en dos zonas. La primera de ellas acoge un bonito jardín donde tenían lugar los ajusticiamientos, usando un elefante que pisoteaba a quienes eran condenados a muerte. La explanada ajardinada es presidida por el Diwan-i-Am, la sala de audiencias públicas del emperador.

Seguidamente se atraviesa un conjunto de palacetes donde vivían sus tres esposas. No le servía con tener solamente una, y según pudimos saber, el señor sentía una tremenda curiosidad por conocer todas las religiones. Una de ellas profesaba la religión hindú, mientras que las otras eran cristiana y musulmana. Todo un ejemplo de tolerancia y diversidad.

La segunda zona en que se encuentra dividida la ciudad, es donde se halla la gran mezquita Jami Masjid, la cual sigue siendo visitada por devotos y fieles, y que nos recordó muchísimo a de Nueva Delhi. Junto a uno de los laterales se encuentra la Buland Darwaza con 54 metros de altura, una puerta erigida por el emperador en conmemoración de alguna batalla militar.

En el extremo opuesto, se encuentra la tumba del santo sufí Shaikh Salim Chishti, quien le predijo al emperador el nacimiento de su heredero. Actualmente, hay quienes acuden a ella para rodearla y así obtener ayuda para engendrar hijos. Nosotros la decidimos visitar, pero por si acaso no llevamos a cabo el ritual.

Tras visitar Fatehpur Sikri, por recomendación de nuestro conductor paramos brevemente cerca de Jaipur, en la pequeña aldea de Abhaneri. Allí paseamos por un pequeño mercado y visitamos Chad Baori, un antiguo aljibe que data del año 800 d.C. Nos resultó muy espectacular, cuenta con 3500 escalones en 13 niveles y alcanza los 20 metros de profundidad. Junto a él, se encuentra el templo Harshad Mata al cual finalmente no entramos. También es posible visitar la aldea en esta excursión guiada desde Jaipur a Abhaneri.

Dormimos en el Pearl Palace en la ciudad de Jaipur, donde pasamos dos noches. Un hotel altamente recomendable, sin duda el mejor hotel donde nos alojamos en nuestra ruta por el norte norte de India.

 

Jaipur, con cerca de 3 millones de habitantes, es la ciudad más poblada y capital del Rajastán. Forma parte del triángulo de oro (Delhi – Agra – Jaipur) y aunque de todas las ciudades que visitamos fue la que menos nos sorprendió, por su historia y el fuerte que se alza al norte de la ciudad, la consideramos de obligada visita.

Llegamos ya al atardecer, y como el hotel nos pareció una auténtica pasada, (además de barato), decidimos subir a la azotea donde hay un buen restaurante con música india en directo y comida tradicional.

Si decides pasar solamente un día en Jaipur, te recomendamos dividir la visita en dos. Medio día para pasear la ciudad rosa, es la zona más famosa y por la que Jaipur recibe su apelativo. La otra mitad del día sería para ir al fuerte de Amber, ubicado a 13 km de la propia ciudad rosa. Nosotros, nada más despertar fuimos al fuerte, nos llevó nuestro conductor, pero si viajas sin chófer se debe tomar un taxi o autorickshaw. También es posible visitarlo en esta excursión guiada al fuerte de Ámber.

La fortaleza construida en arenisca amarilla, está construida sobre una polvorienta colina, en cuya falda se encuentra una pequeña aldea con bonitos templos jainistas. Al regresar, paramos brevemente junto al Jal Mahal, un hermoso palacio que parece flotar sobre una laguna natural, la cual es formada por las continuas trombas de agua que caen durante el monzón.

La ciudad rosa recibe su calificativo por el color de las fachadas de sus edificios, aunque en verdad, a nosotros nos pareció más un tono pálido anaranjado. El origen de esta tradición, se remonta al año 1876, época del Raj británico colonial, cuando el Príncipe Alberto de Gales y la Reina Isabel visitaron Jaipur. Ordenado así por el Maharajá Ram Singh, los súbditos pintaron las fachadas de los edificios más importantes en tono rosado, color que en India simboliza la hospitalidad. Es posible recorrer las calles de la ciudad rosa en este tour gratuito por Jaipur. Donde se recorren sus principales lugares de interés.

La fachada en forma de colmena del Hawa Mahal (Palacio de los Vientos), es la más emblemática de todas y símbolo de la ciudad. También se puede visitar el Palacio y el Jantar Mantar, un observatorio astronómico cuya visita finalmente no hicimos. La ciudad rosa, también se encuentra repleta de bazares y mercadillos donde pusimos en práctica nuestras mañas para regatear.

Si prefieres sintetizar tu visita en una sola excursión, hemos encontrado este tour en castellano que recorre las calles de la ciudad rosa e incluye el fuerte de Amber. Sin embargo, no recomendamos hacer la subida hasta el fuerte sobre el elefante, es posible hacerla a bordo de un jeep.

 

Aproximadamente 600 km separan Jaipur de la ciudad dorada de Jaisalmer, ubicada en pleno desierto de Thar, muy próxima a la frontera con Pakistán. Entre áridos, polvorientos y desoladores paisajes, tardamos un día completo en recorrer el trayecto entre las dos ciudades.

Jaisalmer, debido a los tonos dorados que bajo el sol del desierto refleja su espectacular fortaleza, es conocida como la ciudad dorada. De todos los lugares que conocimos en el Rajastán, fue donde más cómodos nos encontramos y el que más rápido nos cautivó. La ciudad no la encontramos tan sucia y muchísimo mejor conservada que las anteriores. La gente tiene un carácter muchísimo más tranquilo y sosegado, aquí parecen medio aturdidos y amodorrados por el bochorno bajo el calor del desierto.

La fortaleza se encuentra habitada, es decir, es una ciudad dentro de otra ciudad. Pasamos un día completo en el interior de sus murallas, paseando entre callejones estrechos, comprando chorradas en los bazares y visitamos los siete santuarios jainistas que hay dentro del fuerte. En Jaisalmer, descubrimos esta desconocida religión, pacifista y vegetariana, donde todo animal posee su alma propia. Estas creencias tuvieron su origen como contrapeso al sistema de castas establecido por la religión hindú.

Los siete templos construidos en arenisca dorada son muy bonitos, y poseen unos tallados a mano espectaculares. Otros lugares interesantes que conocer son el Palacio del Majarajá y los havelies de la ciudad, que son las propias edificaciones construidas en un estilo arquitectónico característico en el desierto de Thar. También es posible reservar un tour gratuito que recorre los lugares más interesantes de la ciudad.

En Jaisalmer también conocimos a Bobby, una feminista que a contracorriente, trata de avanzar en favor de las mujeres desfavorecidas que habitan las aldeas cercanas. Nos conmovió muchísimo su particular historia. Para dormir elegimos el Desert Haveli, un hotel que recomendamos enormemente.

Antes de abandonar la ciudad visitamos Gadi Sagar, un bonito estanque rodeado de diminutos santuarios, que en el pasado supuso una importante fuente de agua para los habitantes de Jaisalmer y las aldeas cercanas.

Los alrededores de Jaisalmer se encuentran repletos de pequeñas aldeas de adobe, y son una muestra perfecta de la iconografía y esculpida arquitectura jainí. Hay cientos de templos que se extienden a lo largo y ancho del desierto, nosotros decidimos visitar dos de ellos, los cuales se encuentra 5 km al oeste de de Jaisalmer, en la antigua aldea de Lodurva.

De la antigua ciudad no queda absolutamente nada, además de algunos santuarios que aún permanecen en pie. Se trata de la antigua capital del reino de Bhatti Rajput, la cual debido a los constantes ataques del ejército afgano, se vieron obligados a trasladar a la actual Jaisalmer. Perfectamente fortificada sobre la colina donde hoy se alzan sus murallas, contaba con una mejor protección y ofrecía mayor seguridad.

El primero de los templos que visitamos fue Parasawanath, que constituye una pequeña fortaleza en sí misma rodeado por una pequeña muralla. Después nos dirigimos a Amar Sagar, un bonito templo jainista ubicado junto a una laguna, de la que no queda más que polvo y desolación. Sus bonitas cúpulas y tallados a mano relucen dorados bajo el sol del desierto. De todos los santuarios que visitamos en Jaisalmer y sus alrededores, posiblemente fuese el que más nos gustó.

Ubicada 48 km al sur de Jaisalmer, tras visitarlos nos dirigimos a la pequeña aldea de Khuri, donde pasaríamos el resto del día. Este evocador pueblecito, también es elegido por muchos quienes deciden contratar safaris en camello para contemplar el atardecer sobre las dunas en el desierto.

Safaris en camello por el desierto de Thar

Además de Jaisalmer, el otro motivo que atrae a tantos turistas desierto de Thar, son los safaris en camello por las dunas de Sam. Hay que prestar especial atención en el momento de reservar este tipo de actividades, y tener muy presente que son excursiones donde emplean animales. Por ello, es necesario prestar observancia expresa a las condiciones y el trato que se les dispensa.

En Jaisalmer encontramos multitud de anuncios ofertando estas excursiones, aunque en su inmensa mayoría, son agencias que venden el producto sin tener en cuenta las condiciones en que se encuentran los propios camellos. Particularmente, no somos muy partidarios de llevar a cabo este tipo de actividad, aunque en esta ocasión, hablamos con nuestro conductor, e incidimos de manera expresa en nuestra preocupación por el trato que se les depara.

En India, también son conscientes del rechazo que el mal trato a los animales genera para algunos turistas, lo que ha hecho que éste, haya mejorado de manera considerable en los últimos años. Los safaris en camello, son también para muchos el único medio de subsistencia a su alcance, en una zona caracterizada por contar con recursos tan pobres y limitados. Por tanto, también lo pueden ser para la supervivencia del propio animal.

En aras de nuestro compromiso con la práctica de un turismo sostenible y responsable con los animales, y como medio capaz de influir sobre el comportamiento de nuestros lectores, recomendamos leer estas directrices a tener en cuenta antes y durante excursiones donde se utilicen camellos. En caso de duda a cerca del trato hacia el animal, a fin de no contribuir y erradicar cualquier clase de malos tratos físico y psicológicos que se les pueda llegar a inflingir, no se debe llevar a cabo la actividad.

 

Durante el día paseamos por las polvorientas calles de Khuri, entre sus casitas circulares de adobe con tejadillos de paja. Es una aldea muuuuuuy tranquila, arquetipo imaginado de un pueblo cualquiera perdido en la soledad del desierto.

Ademas de ello, vimos animales sueltos, un camello enjaulado, varias escuelas y muchos niños pidiéndonos rupias. A pesar de encontrarse en un inhóspito enclave, a los niños se les veía aspecto perfecto y bastante más espabilados que en el resto de ciudades que visitamos. También vimos como extraían agua de un pozo a las afueras del pueblo, y mujeres continuamente transportándolo en vasijas apoyadas sobre sus cabezas. Nos gusto muchísimo pasar medio día en esta pequeña aldea.

Al atardecer es cuando los dromedarios (no entiendo la manía de llamarles camellos), parten hacia las dunas para contemplar el atardecer. El paseo a lomos del animal no dura más allá de 30 minutos, y es el único trayecto al día que efectúan. Nosotros lo gestionamos a través de nuestro conductor, aunque en todos los alojamientos de la aldea, conocen camelleros para contratar la excursión. El atardecer sobre las dunas, junto a la hilera de dromedarios recostados sobre sus patas es espectacular, de los mejores recuerdos que nos trajimos de nuestro viaje. Nos alojamos en Desert view Resort, cómodas jaimas con espectáculo nocturno en pleno desierto.

 

De camino a Jodhpur, hicimos una breve parada en la ciudad de Pokhran. ¿Y para qué si no? evidentemente para visitar el fuerte. No encontramos una sola ciudad en el Rajastán donde no encontrásemos uno, incluso en la aldea de Khuri, muy pequeñito y por cierto bastante feo.

A no ser que vayas con tiempo de sobra, no nos pareció demasiado importante parar en Pokhran. La ciudad, se encuentra ubicada en plena ruta comercial en el desierto de Thar. Aquí, tuvo lugar el primer ensayo nuclear subterráneo por parte del ejército Indio, lo que a día de hoy, continúa siendo un importante campo de pruebas para sus tan inteligentes programas. Aunque la gente se muera por no tener que comer, los ensayos nucleares proliferan con muchísimo éxito en el país.

El fuerte data del siglo XIV. En su interior hay un museo con antigüedades y algunas pinturas, suponemos que de los Marajas. Las exposiciones se encuentran muy pero que muy mal conservadas, cubiertas de polvo y deambuladas por arañas con gigantescas patas. Incluso muchas de las vitrinas que protegen tan preciadas reliquias, se encuentran repletas de tarjetas de visita de hoteles, restaurantes, servicio de taxis o trabajos de albañilería. Cualquier lugar es bueno en India para hacer publicidad.

Jodhpur es conocida como la ciudad azul, y fue una de las ciudades que más cómodos nos hizo sentir. Si exploras a fondo el barrio de casitas azul pitufo que otorga el sobrenombre a la ciudad, podrás encontrar lugares muy sucios y pestilentes, pero muy fotogénicos también. Hemos encontrado esta excursión, que recorrer los lugares más curiosos de la ciudad azul.

Mehrangarh, el fuerte de Jodhpur, es posiblemente de todos los que vimos en nuestro viaje el que más nos impresionó. Es espectacular, y desde lo más alto de sus murallas, las vistas hacia la ciudad azul son también muy bonitas.

De obligada visita también es la tumba de Jaswant Thada. Otra cosa que encontramos a patadas por el Rajastán, los dichosos mausoleos. Además de sus bonitas cúpulas y tallados en mármol blanco, hay unas preciosas vistas al fuerte, el cual parece resurgir de la propia montaña donde se alza.

La torre del reloj se encuentra en el centro neurálgico de Jodhpur, muy cerquita del hotel donde reservamos nuestro alojamiento, el Karma Heritage Guest House. Desde aquí se ramifican una serie de intrincados callejones que forman el mercado de Sardar. No tiene nada de especial ni diferente de los demás, pero personalmente, fue el que más nos gustó. Aquí vimos incluso un elefante pasear entre puestos y mercaderes.

En Jodhpur, tomamos un vuelo rumbo a Benarés con escala en Delhi. Ubicada en la región de Uttar Pradesh, próxima a la fronteriza Nepal, Benarés constituye el centro neurálgico y la más importante de las siete ciudades sagradas para la religión hindú. Sin duda, de los lugares descritos en este artículo, es de todos ellos el único que consideramos imprescindible.

Pasamos dos días completos en la ciudad sagrada, y aunque nos parecen suficientes para conocer los lugares más importantes, recomendamos pasar algún día más para disfrutar verdaderamente de todo lo que sucede junto a los gahts. Ambas noches, nos hospedamos en el Ganpati Guest House, con una excelente cocina y hermosas vistas al Ganges.

Aquí, la vida gira en torno las cremaciones y los rituales de veneración, que a cada instante tienen lugar junto a las orillas del río. Benarés de algún modo, fue quien nos reveló parte de los secretos que oculta la tan excéntrica religión hindú. Una cultura, que venera a más de tres millones de dioses diferentes.

Benarés es también una de las poblaciones habitadas ininterrumpidamente más antiguas del mundo. Cientos de peregrinos venidos desde lugares remotos, acuden diariamente a las aguas del Ganges para purificar su cuerpo, y llevar a cabo sus tradicionales rituales de veneración. Hay también quienes antes de fallecer, peregrinan hasta la ciudad para morir junto al río, incluso hay quienes deciden vivir aquí su vejez. Para ellos, morir en Benarés o que sus cenizas acaben flotando sobres las aguas del Ganges, significa la separación definitiva de la vida carnal. De este modo alcanzarán el moksha, y pondrán así fin al ciclo de la reencarnación.

A orillas del río, hay dos ghats utilizados para la incineración. Harischandra, fue donde más cómodamente pudimos presenciar los rigurosos rituales de cremación. El otro lugar donde queman cuerpos es Manikarnika Ghat, que oscuro y sombrío, transmite una cantidad de energía difícil de describir. Por las noches, cada día tiene lugar la puja de veneración a la madre Ganga (río Ganges), es conocida como la Ganga Aarti y se celebra en Dashashwamedh Ghat.

En todos estos lugares, sobre todo Manikarnika Ghat, encontramos timadores por centenares tratando de sacar tajada. Para que puedas evitar situaciones incómodas, hemos redactado un interesante artículo sobre las Estafas más frecuentes en Benarés. Otra idea estupenda es visitar los ghats, con este tour gratuito que recorre los lugares más emblemáticos de Benarés.

En barca, decidimos navegar hasta la orilla opuesta del Ganges. Prácticamente deshabitada, muy pocos son los turistas que se atreven a visitarla, pues se encuentra poblada por una tribu que practica el caníbalismo, y llevan a cabo rituales de magia negra con restos humanos. Pudimos verlo con nuestros propios ojos.

De regreso hacia el aeropuerto, hicimos una breve parada en la ciudad antigua de Sarnath, ubicada 10 km al norte de Benarés. La ciudad fue saqueada por los invasores musulmanes a finales del siglo XII desapareciendo posteriormente. Constituye uno de los cuatro lugares sagrados para la religión budista, ya que fue donde Buda dio su primer sermón tras alcanzar la iluminación. Junto a las ruinas de un antiguo monasterio, éste lugar se encuentra señalizado mediante la Stupa de Dhamekth.

También hemos encontrado un tour exclusivo en castellano a Sarnath, que recorre los lugares más interesantes de la antigua ciudad desde Benarés.

SEGURO DE VIAJE PARA VIAJAR A INDIA

Éstas son nuestras recomendaciones para que contrates tu seguro de viajes

Para viajar de forma segura fuera a cualquier país extranjero, incluido la Unión Europea, es fundamental contratar un buen seguro de viajes que te cubra por retrasos, cancelaciones, robos, accidente o enfermedad. Dada su fiabilidad, buen precio y pronta respuesta, nosotros siempre recomendamos hacerlo con Seguros Inter Mundial.

En Inter Mundial disponen de diferentes planes, pudiendo escoger el que más se adapte a tus necesidades. Además, si viajas de manera frecuente, disponen de una modalidad que cubre todos los viajes de hasta 60 días que hagas durante un año.

Puedes contratar el seguro a través de nuestros enlaces, y así beneficiarte de un 20 % de descuento usando el código promocional BLOGGERIM

Regresamos a Delhi donde pasamos un día, durante el cual visitamos algún mercado pero sobre todo lo empleamos en descansar. Desde aquí, sobrevolamos la cordillera del Himalaya para aventurarnos en uno de los países más herméticos en todo el Planeta, Bután, el Reino del Dragón del Trueno.

Bután es el único país mayoritariamente budista en todo el mundo, cuya forma de gobierno se rige principalmente en los principios del budismo tántrico tibetano. Completamente antagónico con la vecina India, su filosofía se basa en la conservación del medio ambiente y el respeto al reino animal. Para que te hagas una ligera idea, además de encontrarse la mayoría de su superficie protegida por ley, también existe una prohibición expresa para el sacrificio de animales, incluso si el fin es para el consumo humano.

Es también uno de los países más desconocidos, no solamente en el continente asiático, si en todo el Planeta. A pesar de ello, hemos leído algunas noticias recientes, que hacen eco del famoso índice de felicidad bruta por el que se rige la economía. Por ello Bután, es conocido como el país de la felicidad.

Aquí no me voy extender demasiado, pues debes visitar los artículos donde contamos con todo detalle como fue nuestro viaje a Bután. Vamos a dejarte alguna fotografía a continuación, estamos seguros de que te vas a sorprender muchísimo.

Como ya sabrás, con 25 millones de personas censadas Delhi es la capital de India, y una de las ciudades más pobladas en todo el Planeta. Desesperante, caótica, desordenada, sucia, confusa y estrafalaria, sobre todo los primeros días nos hizo desesperar. Poco a poco, nos fuimos acostumbrando a su vertiginoso ritmo de vida, e incluso me atrevería a decir, que acabamos por adaptarnos a él. Conocemos gente que tras pasar los primeros días, terminaron tomando un vuelo a otro país. Por ello, si es la primera vez que visitas India, vamos a recomendarte aplazar su visita para los últimos días de tu viaje.

Las distancias son larguísimas en Delhi, por lo que también te vamos a recomendar ir de un lugar a otro en taxi, autorickshaw o reservar es tour en castellano por la ciudad. Nosotros a ser sinceros, nos tomamos con calma aquéllo de conocer la ciudad.

Conaught Place es el centro neurálgico, lo distinguirás fácilmente por los edificios coloniales dispuestos en calles concéntricas, en torno a una enorme bandera de India que preside la plaza central. Pasarás sin duda por sus calles en muchísimas ocasiones.

En la vieja ciudad (old Delhi) visitamos el Fuerte Rojo, símbolo de Delhi, y la mezquita Jama Masjid, aquélla que mencioné nos resultó tan parecida a la de Fahtepur Sikri. También hicimos una parada junto al río Yamuna, donde fue incinerado Mahathma Ghandi el 31 de enero de 1948. El lugar, se encuentra señalizado con una enorme placa de mármol, donde se encuentran grabadas sus últimas palabras “Hai Ram” (“Oh Dios”).

En la ciudad nueva, visitamos la tumba del emperador mogol Humayun, uno de los lugares que más gustaron de la ciudad. Se encuentra ubicado en el interior de una amplia zona ajardinada, en cuyo interior se pueden visitar otros dos mausoleos más. Próxima, se encuentra la Puerta de la India, también un símbolo en la ciudad. Habrás visto cientos de fotografías de ella, rodeada por miles de personas durante el corteo fúnebre tras la muerte del Mahatma.

A las afueras de Delhi visitamos el Lotus Temple, conocido así por su moderno diseño en forma de flor de loto. Constituye la Casa de Adoración Bahái, y sirve de templo madre en el subcontinente indio. También visitamos Harmandir Sahib, el templo dorado. Se trata de un bonito santuario Sij erigido junto a un bonito estanque. Los Sij son una religión monoteísta, cuyo origen tuvo lugar en la región del Punjab, al norte del país. Los distinguirás muy fácilmente por los enromes turbantes de colores que usan para cubrir sus cabezas. Son aquéllos que por tradición, no se cortan el pelo ni eliminan el bello el corporal. Tampoco la barba.

El templo que más nos gustó en Delhi y posiblemente en todo el país, fue Akshardham. Más bien se trata de un conjunto de jardines, estanques y santuarios hindús. Los tallados esculpidos en la fachada del edifico central son espectaculares. Si no cuentas con nadie de confianza que te pueda esperar fuera, recomendamos dejar móviles, cámara de fotos y todos los enseres de valor en el hotel, pues está terminantemente prohibido acceder con ellos al interior del complejo.

Delhi puede dar muchísimo de sí, pero como dije, nos tomamos con mucha calma la visita a la ciudad. Por su puesto, no te olvides de pasear por sus caóticos mercados y bazares de especias. Nosotros nos alojamos en el Hotel City Star, recomendamos invertir algo más en el presupuesto para alojarse en Delhi, ya que son bastante más caros que en el resto lugares. Tampoco olvides que viajarás un país muy particular, a disfrutar de India y su colorido que es espectacular.

 

VUELOS BARATOS A INDIA

Compara todas las opciones posibles, y ahorra dinero reservando tu vuelos con el meta buscador de vuelos baratos de Skyscanner

El aeropuerto internacional Indira Ghandi de Nueva Delhi es la principal puerta de acceso al país. Desde él, también hay vuelos a las principales ciudades del país como Benarés, Bombay, Jaipur o Jodhpur.

Si todavía no has reservado tus vuelos y quieres salir o llegar al aeropuerto de Delhi, Skyscanner te encontrará las mejores ofertas. Nosotros siempre escogemos el metabuscador para reservar. Realizan una búsqueda de los vuelos más baratos, comparando los precios en más de mil de aerolíneas y agencias de viajes.

Selecciona la oferta más interesante, y el buscador te redireccionará a la web de la agencia de viajes o a la propia compañía para que puedas completar tu reserva.

¡Ayúdanos a crecer!

Si adquieres algunos de los servicios que recomendamos a través de nuestros enlaces recibiremos alguna pequeña comisión a cambio. El precio para ti es el mismo que si los adquirieses de otra manera, excepto donde indicamos que incluye algún pequeño descuento. Esta pequeña comisión, nos permite seguir publicando contenido de calidad, para que podáis continuar organizando vuestros viajes de manera sencilla y divertida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Juan J. Arroyo
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@pasaportenomada.es.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.