ruta en jeep por la isla de pascua

 

AMÉRICA  CHILE

Ruta de 3 días por la Isla de Pascua

´Te pito O te henua´ El ombligo del mundo

Qué ver en la Isla de Pascua: Tongariki - Ahu Akivi - Terevaka - Tahai

Segundo día de ruta por la Isla de Pascua

Nuestro segundo día de ruta por la Isla de Pascua, nos invita a madrugar para poder admirar una de las más grandiosas maravillas en este enigmático lugar, el magnífico regalo del amanecer frente al Ahu Tongariki. Situarse de cara a las quince gigantescas siluetas que perfilan los primeros rayos de sol al despuntar la mañana, sin duda, es uno de los más esperados momentos para todos aquéllos quienes decidimos cruzar medio planeta para llegar hasta aquí. Una de las mejores imágenes que ver en la Isla de PAscua

 

Amanecer en Ahu Tongariki - El mayor centro ceremonial en la isla de Pascua

Los quince moais de gran envergadura alojados sobre este Ahu, constituyeron el mayor centro de culto Rapa Nui en la antigüedad. Hoy, frente a los escarpados acantilados que formaron las lejanas erupciones del volcán más antiguo de la isla, y peripuestos ante la inmensidad del Océano Pacífico, se ha convertido junto a las cabezas semi enterradas en Rano Raraku, en la imagen más famosa y reconocida en la Isla de Pascua.

 

 

El misterio, la magia y magnetismo que emana de estas enigmáticas estatuas, alcanza su climax cuando a primera hora de la mañana, los primeros rayos de sol comienzan a romper el horizonete que perfila el Océano Pacífico, para infiltrarse entre cada una de estas ancestrales esculturas.

El Ahu, está constituida frente al sol naciente del solsticio de verano, lo que implica que entre el mencionado solsticio (21 de diciembre) y el equinocio de otoño (21 de marzo), el sol se comienza a ver a espaldas de la plataforma. En el mes de abril, los primeros rayos de sol que comienzan a iluminar las estatuas, lo hacen tras la silueta del mítico y legendario volcán Poike, lugar donde según la tradición, tuvieron origen las batallas entre los ´Orejas Cortas´ y los ´Orejas Largas´

 

amanecer en ahu tongariki

 

moais en ahu tongariki isla de pascua

 

El catastrófico tsunami de 1960

La madrugada del 22 al 23 de mayo de 1960, con una intensidad de 9,5 grados en la escala Richter y epicentro en la ciudad chilena de Valdibia, tuvo lugar uno de los mayores temblores registrados a lo largo de la historia. Ello, derivó en un devastador tsunami, que originó una gigantesca ola de aproximadamente diez metros de altura, que avanzó por el Océano alcanzando seis horas después la costa este de la Isla de Pascua, lugar donde se ubica Ahu Tongariki.

El resultado fue devastador. La terrible y devastadora ola provocada por la acción del terremoto, se introdujo 500 metros hacia el interior de la isla. Debido a ello, la plataforma principal quedó destruida y algunas de las estatuas, las cuales presentaban un relativo buen estado de conservación, fueron desplazadas incluso más de cien metros desde su ubicación. Muchas de ellas, aparecieron fracturadas en múltiples pedazos, junto a restos de ovejas muertas, animales marinos y huesos humanos que se encontraban enterrados bajo los altares.

Transcurridas tres décadas del devastador tsunami que arrasó la plataforma, y gracias a un programa de la televisión japonesa donde el arqueólogo y ex gobernador de la Isla de Pascua Sergio Rapu mencionó ¨sería un sueño ver de nuevo en pie a los moais¨, se inició un programa de restauración que comenzó con la recuperación de las estatuas de Ahu Tongariki. El equipo de expertos, compuesto por arqueólogos e ingenieros procedentes de Chile y Japón, culminó con la completa reconstrucción del Ahu en 1996.

 

A pocos metros de la plataforma ceremonial y orientado hacia el lado opuesto, se encuentra la solitaria estatua conocida como ´El moai viajero´. Con motivo de las buenas relaciones entre los japoneses y los habitantes de la isla tras la reconstrucción de las quince mastodónticas estatuas de Tongariki, esta escultura hoy ubicada fuera de su emplazamiento original, embarcó en 1982 rumbo a Japón para ser expuesto en una colección temporal. De ahí el sobrenombre con el que los isleños rebautizaron al moai.

 

 

En 1986, también fue objeto de los experimentos llevados a cabo por el ingeniero checo Pavel Pavel y el explorador noruego Tor Heyerdahl, acerca de sus teorías sobre el modo en que los indígenas de la Isla de Pascua trasladaron las estatuas hasta sus alejadas plataformas ceremoniales. Como resultado, con la ayuda de un grupo de menos de 20 personas y un sistema de cuerdas para balancearlo, ambos lograron desplazar el moai de nueve toneladas de peso reafirmando así sus hipótesis. Por ello, esta peculiar estatua también es reconocida en la isla como ´El moai caminante´

 

moai viajero con ahu tongariki de fondo

 

Ahu Akivi - Los moais que miran hacia el mar

Aproximadamente a dos kilómetros por la ruta que desde Hanga Roa conduce hasta Anakena, un desvío a mano izquierda nos dirige a Ahu Akivi, uno de los imperdibles que ver en la Isla de Pascua.

La leyenda, relaciona los siete moais erigidos sobre esta asombrosa plataforma ceremonial con los siete exploradores que según la tradición, fueron enviados por el Rey Hotu Matu´a para llevar a cabo un estudio previo de la isla antes de su desembarco y posterior colonización.

Al contrario del pensamiento generalizado a cerca de los moais, a excepción del Ahu Akivi, la totalidad de las esculturas se encuentran orientadas hacia el interior de la isla para protección de las aldeas. En este caso, podemos observar como la firme mirada de los moais se pierde hacia el horizonte que describe el océano. Aunque estudios detallados, han determinado que realmente fueron orientados hacia una pequeña ladera ubicada frente a ellos, donde en la antigüedad se ubica la aldea a cuyos pobladores protegían.

 

vistas hacia el mar desde ahu akivi

 

Al igual que en Ahu Tongariki, la plataforma ceremonial presenta una perfecta orientación astronómica, coincidiendo el eje de la misma de norte a sur. Ello, hace que las estatuas miren hacia el punto donde se pone el sol durante el equinocio de primavera y que por el contrario, el sol alumbre la espalda de las estatuas de forma perpendicular al amanecer durante el equinocio de otoño.

 

plataforma ceremonial de ahu akivi en isla de pascua

 

Trekking a Terevaka - La montaña más alta en la Isla de Pascua

Junto a las siete estatuas de los exploradores, comienza el camino pedestre señalizado que asciende hasta el volcán Terevaka, que con 511 metros de altitud sobre el nivel del mar, se convierte en el punto más elevado en la Isla de Pascua.

El extinto volcán Terevaka, no cuenta con un cráter debidamente definido, por lo que en su época de actividad, disponía de varios núcleos eruptivos definidos hoy, por diversas ondulaciones y mogotes que se hallan próximos entre si.

Hay dos horas de caminata hasta el monolito que corona su cima, desde donde su impresionante panorámica de 360º, nos permite ver los límites de la Isla de Pascua, completamente rodeada por el Océano Pacífico. Es un lugar espectacular para sobre nuestra remota ubicación.

 

vista panoramica desde la cima del volcan terevaka

 

monolito en la cima del volcan terevaka

 

Antes de regresar hacia Hanga Roa, donde queremos admirar la fascinante puesta de sol desde la aldea, haremos un breve parada en la caverna de Ana te Pahu, muy próxima al Ahu Akivi.

Éste túnel de la lava de aproximadamente siete kilómetros de longitud, fue configurado hace miles de años por las sucesivas erupciones de los volcánicas limítrofes, y utilizado por los antiguos pobladores como vivienda y refugio. Una de las múltiples cámaras que lo componen, también sirvió para almacenar el agua de lluvia filtrada a través de la roca, procedente de los chaparrones de origen tropical que a menudo tienen lugar en la isla.

Las conclusiones más recientes sobre los últimos estudios llevados acabo (noviembre de 2018), acentúan la estrecha relación entre los moais y el agua potable. Tras examinar con detalle la hidrografía de la isla, llegaron a la conclusión de que  las estructuras ceremoniales fueron colocadas en las cercanías de las comunidades para marcar los lugares donde se encontraba el agua potable, un recurso difícil de hallar en esa isla volcánica.

El aspecto plenamente tropical que presenta la entrada a la caverna, y que es formada por un vivero natural de árboles de plátano es sencillamente espectacular. Encarecidamente recomiendo prestar especial atención a los panales de abejas encaramados sobre las rocas.

 

caverna ana te pahu en isla de pascua

 

arboles plataneros en ana te pahu

 

Tahai - El mejor atardecer en la Isla de Pascua

Una inmensa variedad de tonos multicolor, comienzan a teñir el cielo y la superficie del océano con la caída del sol. Si además de ello, emplazamos tan pintoresca estampa tras la silueta descrita por los cinco moais alzados sobre el altar de Ahu Tahai, hacen de éste uno de los regalos más fascinantes y esperados con los que obsequia un viaje a la isla de Pascua.

La plataforma se encuentra ubicada en un enclave mágico y espectacular, al norte de Hanga Roa. Pero la visita completa a este fantástico yacimiento, la hemos decidido posponer para nuestro último día de ruta por la Isla de Pascua.

 

ruta en jeep por la isla de pascua atardecer en ahu tahai

 

anochecer en tahai hanga roa

 

Organiza tu viaje por libre a la ISLA DE PASCUA

Reserva tus vuelos, alojamientos o excursiones para disfrutar del viaje perfecto

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *