que ver en hanga roa ahu tahai

 

AMÉRICA  CHILE

Ruta de 3 días por la Isla de Pascua

´Te pito O te henua´ El ombligo del mundo

Qué ver en Hanga Roa

Tercer día de ruta por la Isla de Pascua

En la actualidad, Hanga Roa que significa ´bahía larga´, cuenta con unos aproximadamente 6.700 habitantes, de los cuales menos de la mitad son de origen Rapa Nui. Se trata del único lugar que se halla poblado en toda la isla y donde además, encontraremos la inmensa mayoría de hoteles, restaurante y servicios durante nuestro viaje.

Hanga Roa, presenta un aspecto absolutamente tropical, con caminos chapuceramente asfaltados, perros callejeros que deambulan entre plataneros, palmeras y amplias fincas con pintorescas casas de madera. Los huertos familiares se suceden uno tras otro, así como pequeños corrales con animales y cuadras de caballos domesticados.

Antiguamente, tenía la misma relevancia cualquier otra aldea de las que pobló la isla. Sin embargo, una infausta decisión del gobierno chileno que tuvo lugar a mediados del siglo XIX, recluyó a los nativos en el reducido en el territorio que hoy ocupa el poblado. La Isla, fue arrendada a la Compañía Explotadora de la Isla de Pascua, el poblado fue cercado con muros y el resto de la isla, plenamente despoblada, quedó exclusivamente dedicada a la cría de ganado.

Consecuencia de ello, en 1964 tuvo lugar un alzamiento popular encabezado por Alfonso Rapu, quien se enfrentó contra la Administración Local en manos de la Armada Chilena, exigiendo el reconocimiento de derechos fundamentales y mejoras en sus condiciones de vida. Dos años después, mediante la promulgación de la conocida ´Ley de Pascua´, los habitantes de la isla adquirieron a todos los efectos la condición de ciudadanos del Estado de Chileno, con su pertinente reconocimiento de derechos fundamentales. En la actualidad, se percibe un profundo sentimiento de autodeterminación y desconexión del Estado chileno por parte de la población nativa, que en ocasiones se traduce en recelo hacia la población chileno continental que establece sus propios negocios en la isla.

 

calles de hanga roa isla de pascua

 

carteles en la aldea de hanga roa

 

Un agradable y panorámico paseo junto a la costa de Hanga Roa, comienza al sur oeste de la pista de aterrizaje donde se encuentra la caverna Ana Kai Tangata. Además del arte aborigen rupestre que se halla en su interior, desde este accesible túnel de lava con vistas al Pacífico, se puede admirar y contemplar una de las más fascinantes puestas de sol en la isla.

La caverna, también es conocida como ´La cueva de los caníbales´, relacionada con la tradición sobre la práctica del canibalismo en la sila por parte del clan vencedor en la competición del hombre pájaro

 

cuevca de los canibales en hanga roa ana kai tangata

 

En dirección norte se halla una pequeña caleta utilizada por pescadores locales, donde además y con un poco de suerte, es posible toparse con gigantescas tortugas marinas. Muy próximo a esta pequeña ensenada repleta de pintorescos y enmohecidos cayucos conocida como Hanga Piko, se encuentra el Ahu Riata, cuyo pedestal aloja un solitario moai que fija la mirada hacia el interior de la isla.

Aquí, el Centro de Submarinismo Tortuga, ofrece a sus clientes excursiones de submarinismo y buceo en las profundidades marinas. Algunas de las excursiones, permiten explorar las cristalinas aguas que circundan los Motus sagrados ubicados frente a la aldea de Orongo, donde tenía lugar la captura del huevo de manutara durante el ritual de la competencia del hombre pájaro. Además de sondear las superficies coralinas que habitan cerca de la costa, es posible avistar gigantescas tortugas marina y un moai sumergido.

 

caleta de de anga piko y el ahu riata

 

Tras un pequeño saliente conocido como Punta Roa, se encuentra la diminuta playa peñascosa de Pea y la Caleta de Hanga Roa, hoy puerto pesquero. Aquí, atracan pequeñas embarcaciones derivadas de los grandes buques o trasatlánticos, que por su envergadura no pueden aproximarse hasta la orilla. Al caminar por el paseo que circunda esta pequeña cala, junto a las coloridas barcazas de madera amarradas en el muelle, es fácil toparse con grupos de submarinistas esmerados en la puesta a punto de sus equipos de buceo.

Entre la diminuta playa de Pea y la caleta, muy próximos al puerto pesquero al pie de la Avenida Te Pito o te Henua, se encuentra dos majestuosos moais alejados entre si, apoyados sobre sus reducidas plataformas.

 

moais cerca de la caleta de hanga roa en la isla de pascua

 

barcazas de colores en la caleta hanga roa

 

Muy próximo, tras atravesar una apacible y mullida explanada de en dirección a Tahai, se encuentra el atípico cementerio de la Isla de Pascua, cuyas tumbas y pequeños panteones son adornados de forma curiosa con motivos religiosos Rapa Nui. Esta indiscreta decoración a base de pukaus, diminutos moais y extravagante ornamentos en colores vivos, transmite una apacible sensación que espontáneamente conecta con los ancestrales nativos isleños.

 

cementerio de la isla de pascua con decoracion rapa nui

 

moais decorativos en el cementerio de la isla de pascua

 

Continuando hacia el norte a través de un quebrado y desdibujado sendero, llegamos hasta una de las plataformas ceremoniales más antiguas en toda la isla, Ahu Tahai.

El entorno idílico que rodea esta plataforma compuesta por cinco moais, frente a una explanada con yacimientos arqueológicos procedentes de un antiguo asentamiento Rapa Nui, se transforma cuando al expirar el día, la luz del ocaso deja a contraluz las estatuas sobre su altar. Sin duda, el espectáculo de colores que ofrecen los últimos minutos del atardecer, crea un ambiente inolvidable y mágico difícil de superar.

 

que ver en hanga roa atardecer en ahu tahai

 

que ver en hanga roa ahu tahai

 

 

Unos metros al norte, visible desde Ahu Tahai se encuentra un solitario moai de 5,1 metros de altura dispuesto con uno de los famosos Pukao tallados en la cantera de Puna Pau. La singularidad de este soberbio moai restaurado, radica en que es el único en toda la isla que conserva los globos oculares ubicados en su alojamiento original.

Hasta 1978, con motivo de las excavaciones llevadas a cabo en la playa de Anekana donde encontraron restos fraccionados de coral, el hecho de que estas estatuas se hallaban dotadas de estos hipnóticos globos oculares era completamente desconocido.

 

ahu ko te riku moai con ojos en hanga roa

 

Según los estudios realizados, tras alzar los moais en pie sobre sus plataformas ceremoniales y una vez concluido su laborioso proceso de fabricación, procedían al tallado de las cuencas oculares en el rostro de la estatua. Una vez esculpidas, en una ritual ceremonial sagrado situaban los ojos tallados en coral en sus correspondientes alojamientos. Era entonces, una vez colocados éstos, cuando la estatua cobraba vida y el maná protector de la tribu irradiaba a través de los ojos de la escultura. Por ello, a diferencia de la creencia generalizada, los moais miran hacia el interior de la isla enfrentados a las aldeas cuales protegían y no como se creía mirando hacia el horizonte.

Muy cerca de aquí, se encuentra el Museo Antropológico Sebastián Englert, donde además de los fragmentos de ojo hallados en las excavaciones llevadas a cabo en la playa de Anakena, constituye una perfecta introducción a la cultura Rapa Nui con una interesante exposición de objetos de caza, anzuelos de basalto o puntas de flechas.

 

Organiza tu viaje por libre a la ISLA DE PASCUA

Reserva tus vuelos, alojamientos o excursiones para disfrutar del viaje perfecto

 

Artículos que te pueden interesar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *