ruta de los vinos de alsacia calles de riquewir

que ver en francia blog de viajes

 

Ruta de los Vinos de Alsacia, aldeas de ensueño

Desde la puerta principal de la ciudad de Marlenheim al oeste de Estrasburgo hasta Colmar, capital de la región vinícola alsaciana, aproximadamente 170 kilómetros entre holgadas y onduladas extensiones de viñedos constituyen la popular, bucólica e indeleble Ruta de los Vinos de Alsacia (Route des Vins d´Alsace).

Resulta realmente misterioso perderse entre neblinosas aldeas de ensueño con casitas de colores, tejadillos puntiaguados, grandes ventanales y entramados de madera, que como si de un cuento de hadas se tratase, pueblan cada uno de los rincones habitados que los viñedos de Alsacia, esconden bajo sus plácidas, sedosas y generosas colinas.

Los riscos coronados por castillos medievales, hacen eco de lo acontecido en el pasado. La primavera, repobla los coloridos maceteros de los balcones con hermosos, rojizos y mullidos geranios. Y la llegada de la Navidad, abre las puertas a las fantasía y la imaginación con su singular y popular decoración.

Además, esta serpenteante ruta, una de las más evocadoras y nostálgicas del viejo continente, nos permitirá descubrir la influenciada gastronomía alsaciana y sus 50 denominaciones de origen. Por todo ello y mucho más, Alsacia es uno de aqUellos destinos que para siempre, quedan grabados en el corazón de los más aventureros viajeros ¿Preparados para viajar hasta el armonioso mundo de los cuentos de hadas e ilusiones de fantasía? ¡Comenzamos!

 

Colmar

Colmar es la capital vinícola de la región de Alsacia y compite para convertirse en una de las más bellas ciudades de Europa. Esta pintoresca ciudad, es el lugar ideal desde donde comenzar, finalizar u organizar nuestro recorrido a través de los pueblos de la región.

Además de por su pasado medieval y bucólica arquitectura, la ciudad es conocida por ser el lugar donde nació el célebre escultor Frederic Auguste Bartholdi, creador de la conocidísima Estatua de la Libertad de Nueva York. Con motivo de ello, no solamente encontraremos el museo homenaje instalado en la casa dónde nació. A a las afueras de Colmar, en la carretera que conduce hacia Estrasburgo, erigieron una réplica a tamaño reducido de tan popular y reconocida obra.

 

estatua de la libertad a las afueras de colmar

 

La Petit Venice (Pequeña Venecia), es posiblemente uno de los lugares más románticos y evocadores de toda Francia. Este antiguo y popular barrio de pescadores, es acicalado por tradicionales casitas de colores alsacianas con entramados de madera. Un hermoso regalo para las retinas del viajero.

 

petit venise en alsacia

 

En Colmar, el mejor propósito para conocer la ciudad es perderse a través de sus callejuelas y sin rumbo, descubrir cada uno de los rincones que esconde esta antigua villa medieval. Uno de los espacios más fotografiados lo encontramos en un extremos de la Rúe des Marchans. Se trata de un lugar mágico y especial, sobre todo si nuestro viaje tiene lugar en la Navidad.

La importancia de esta ciudad, merece la pena detallar con precisión los lugares que no debemos dejar escapar. Puedes consultar  el artículo que exclusivamente le dedico  a esta bellísima ciudad, Paseando por Colmar, donde los sueños de hacen realidad.

 

 

Kaysersberg

Los pueblos que componen la preciosa y tradicional ruta de los vinos resultan todos muy parecidos entre si, aunque en todos y cada uno de ellos, encontraremos alguna singularidad que lo hará diferente a los demás.

Al pie de una mullida colina de viñedos y a pesar de la dura competencia que atesora, Kaysersberg es una de las aldeas más hermosas y espectaculares de la región. A pocos metros desde el lugar donde comenzamos a pasear, nos encontramos con la plazoleta principal, que es dominada por la iglesia de Ste Croix. Junto a la iglesia y frente a una bonita casa en tono pastel verdoso, se halla la estatua de piedra del emperador Constantino, que se eleva sobre el pedestal de una pequeña fuente octogonal.

 

kaysersber aldea de alsacia

 

Continuamos caminado por la pintoresca y concurrida calle principal entre casas de ensueño hasta alcanzar el fortificado río Weiss. Éste lugar, atildado por sus frías y agitadas aguas de, es posiblemente uno de los rinconcitos más encantadores que pude encontrara en toda la región.

Es fascinante pasear a través de los misteriosos callejones recubiertos de adoquín, bajo los pequeños arcos y pasadizos en esta pequeña y enamoradiza aldea. Con la llegada de la Navidad, las puertas, balcones y ventanales de todas y cada una de las casitas de cuento de fantasía que se asientan a lo largo de sus callejuelas, se encuentra minuciosa y delicadamente engalanadas con brillantes y coloridos ornamentos navideños.

 

fachadas con entramados de madera en kaysersberg

 

 

 

 

El pueblo se encuentra cercado por numerosos senderos que entre viñedos conducen hasta aldeas cercanas. Uno de estos caminos, encaramado sobre la parte trasera de la aldea, trepa parte de la colina hasta Cháteau de Kaysersberg, que se alza para dominar el horizonte de esta encantadora villa medieval.

Sin duda por la autonomía que nos ofrece, el automóvil es la mejor manera para llevar a cabo la ruta y viajar por los pueblecitos de la región. En la entrada de pueblo llegando desde Colmar, hay una zona de aparcamiento público de pago donde poder estacionar. Es posible alquilar vehículos en las terminales de los aeropuertos de Estasburgo y Basilea, donde operan la inmensa mayoría de las prestigiosas compañías de alquiler.

modelo-skyscanner-alsacia-vehiculo-alquiler

También es posible llegar hasta Kaysersberg desde Colmar en autocar. El número 145 para frecuentemente junto al aparcamiento público mencionado anteriormente. Puedes consultar aquí los horarios. En Navidad, el servicio de autobuses especiales “Navettes”, con precios reducidos recorre algunos de los pueblos más encantadores de la región y así poder disfrutar de sus decorados, mercadillos navideños y atracciones. Al final de mi artículo encontrarás información sobre sus horarios y tarifas.

 

 

 

Riquewir

Algo más pequeña que la anterior, esta pequeña ciudadela fortificada es una de las paradas obligadas en la ruta de los vinos de Alsacia. El aparcamiento y la parada de autocar se encuentra en el lado oriental del pueblo. Desde aquí, a través de la Puerta del Ayuntamiento accedemos a la Rúe dell General de Gaulle. Esta es la calle principal que atraviesa Riquewihr y que flanqueada por casitas tradicionales en tonos pasterizados, conduce hasta el extremo opuesto de la aldea.

En la calle principal es donde encontraremos la inmensa mayoría de bares, tiendas y restaurantes. Pero si nos retiramos ligeramente hacia sus alrededores, descubriremos una confusa maraña de callejones, pasadizos y patios interiores que esconden lugares inolvidables.

 

calles de riquewirh en alsacia

 

 

ventanas decoradas en riquewir alsacia

 

fachadas de colores en riquewir

 

 

 

Concretamente en uno de sus extremos, visible en la distancia encontramos el Dolder. Se trata de un campanario medieval con entramados de madera, que domina la puerta occidental de esta preciosa villa medieval. La colorida y ornamentada torre, también alberga un pequeño museo histórico local que es posible visitar.

Flanqueando el Dolder, podemos recorrer parte de las murallas que rodean la aldea, donde encontraremos solitarios e inolvidables lugares para recordar y fotografiar.

 

rta de los vinos de alsacia calles de riquewirh decoradas en navidad

 

 

murallas de riquewir

 

Tras recorrer su entramado de callejones, resulta sencillo interpretar porqué Riquewihr es considerado uno de los pueblos más bellos de Alsacia y de todo el país. Motivos no le faltan para ello.
Es posible llegar hasta aquí en el autocar nº 106, que varias veces al día conecta Colmar con la aldea próxima de Ribeauvillé. Puedes consultar sus horarios y frecuencias aquí.

 

Eguisheim

También considerada una de las más bellas de la región, a escasos siete kilómetros al sur de Colmar se halla esta singular aldea. Su especial particularidad, radica en sus calles dispuestas concéntricamente en torno a la plazoleta principal, por lo que es posible caminar y caminar y nunca llegar hasta el final.

Más tranquilo y menos bullicioso que los anteriores encuentro Heghisheim. Éste, no es sino otro de los pueblos encantados que componen la ruta de los vinos, donde merece la pena pasear sin rumbo y perderse a través de sus empedradas callejuelas cercadas por aguzados tejados y casitas con entramados de madera.

 

 

eqguisheim en navidad

 

calles de la aldea de eghisheim

 

Todas y cada una de las aldeas que visito a lo largo de la ruta de los vinos, las encuentro especialmente singulares e ideales para detenerse en sus bodega y catar algunas de las denominaciones de origen que ofrecen las generosas colinas de Alsacia. Sus mostradores y escaparates, hacen gala de una gran variedad de tentadores quesos artesano. Y aunque la tradición quesera francesa es de sobra conocida por todos, el clásico queso del valle de Munster elaborado en la región se lleva la palma.

La Tarté Flambé, es otro de los platos tradicionales alsacianos. Su cocina, se encuentra fuertemente influenciada por la cercana gastronomía germana aunque en este caso, se trata de una especie de pizza en base fina crujiente, recubierta de nata, bacon y cebolla que sirven sobre una delgada tablilla de madera.

 

tarta flambee en restaurante alsaciano de colmar

 

baeckeoffe

 

El choucroute, con una mayor tradición germana, acompañado de carne de cerdo (generalmente codillo) es otro de los platos que encontraremos en la inmensa mayoría de cartas en bares y restaurantes que encontraremos a través de la ruta. Otro plato típico y fundamental en la gastronomía de la región, es una especie un potaje de patata cocinado con vino blanco que incluye carne de buey, cerdo y cordero, que recibe el nombre de Baeckeoffe.

Si decidimos llegar hasta Eguisheim desde Colmar, el autobús nº 440 recorre en 15 minutos el trayecto varias veces al día. Conviene consultar aquí sus horarios, ya que la línea funciona con muy poca frecuencia.

 

Turkheim

Famosa por su gran variedad de vinos, mucho más relajada y despoblada de turistas, la cercana aldea de Turkheim es otra pequeña villa medieval donde bien merece la pena hacer un alto en el camino. Desde la Puerta de Francia, la más antigua de la ciudad, se accede directamente a la plaza de Turenne donde se encuentran las edificaciones más importantes y pintorescas de este pueblecito ubicada a tan solo 10 minutos de Colmar.

 

 

 

En época navideña, resulta especialmente emotivo pasear a través de las empedradas callejuelas de esta diminuta villa medieval. Durante estos días, La tradicional decoración de sus callejuelas es acompañada por delicadas melodías navideñas que suavemente resuenan a lo largo de la calle principal.

A pocos metros de la plaza, cerca del edificio del ayuntamiento junto a un parque infantil, se encuentra el popular calendario de adviento. Todos los días desde el 1 al 24 de diciembre a las 17:00 horas, ha ido abriendo todas y cada una de sus ventanitas anunciando así la llegada de la Navidad.

 

calendario de adviento

 

A través de ella, es posible cruzar la aldea en cuyo extremo occidental, se encuentra la conocida Puerta de Munster. Para los amantes del senderismo, es el lugar donde comienza la popular Ruta del Dragón, que entre verdes viñedos asciende sobre la pendiente que se halla tras la aldea. El sendero alcanza hasta el mirador con unas fascinantes vistas hacia puntiagudos y enrojecidos tejados que dominan la aldea.

Turkheim es de todos ellos, el pueblo que mejor se encuentre comunicado desde Colmar. Además del autocar número 248 cuyos horarios puedes consultar aquí, la línea de trenes regionales (TER) recorrer sus escasos 12 minutos de trayecto diariamente al menos cada media hora.

 

vista aerea de turkheim

 

 

Otros lugares que ver en la Ruta de los Vinos

Ribeauvillé

Cinco kilómetros al norte de Riquewihr, dominada bajo las ruinas de tres castillos medievales que lo flanquean, se encuentra otro de los pueblos de la Ruta de los Vinos que merece la pena conocer. Al igual que los anteriores, Ribeauvillé hace gala de sus callejuelas ataviadas con fuentecillas y plazoletas bellamente ornamentadas, poblada por hermosas casitas con en vivos colores pasterizados y entramados de madera.

Ribeauvillé también es conocida por sus famosas bodegas de cata de vinos, así como por la histórica relación que le une a la cultura musical, ya que en la Edad Media, fue escogido como residencia de violinistas y juglares. Es posible llegar hasta aquí desde Colmar en el autobús nº 106, la misma línea que también conduce hasta la aldea de Riquewihr.

 

Chateau Du aut Koenigsbourg

Para los amantes de este tipo de fortificaciones medievales, sin duda es uno de los lugares más recomendables para visitar. Elevado sobre las sombrías y vastas extensiones de vosgos en el alto Rhin, fue estratégicamente construido allá hacia el siglo XII, para vigilar las rutas del vino y del trigo en el norte, así como la de la plata y la de la sal de oeste a este.

En 1899, el emperador Guillermo II ordenó su reconstrucción y convertirlo en símbolo de la recuperación de Alsacia por parte de Alemania. Las vistas desde la fortificación alcanzan hasta la fronteriza y cercana Selva Negra, incluso en días claros hasta los lejanos Alpes.

Es posible venir hasta el castillo en autocar desde el pueblo. No hay estaciones de tren cercanas, siendo la más cercana la del pueblo de Sélestat, a 15 kilómetros del castillo. A Sélestat llegan trenes de forma frecuente desde Colmar y Estrasburgo. Una vez aquí, hay que tomar el autobús 500 frente a la estación que conduce  hasta la puerta del castillo. El mejor modo de organiza la visita es llegar en coche hasta la fortaleza, ya que además junto a ella hay un amplio aparcamiento gratuito donde poder estacionar.

 

Información sobre las navettes de Nöel

Un servicio de autobuses con precios reducidos cubre algunas de las rutas más populares para visitar los mercadillos navideños de las aldeas cercanas a Colmar. El servicio suele funcionar desde el día 24 de noviembre hasta el 23 de diciembre y los autocares, parten desde la parada junto a la estación de tren (SNFC) de Colmar. Puedes consultar los horarios de cada una de sus rutas aquí.

Los billetes se adquieren en el mismo autocar y son válidos por un día completo. Las tarifas son de 8 euros por persona (sábados y domingos) y de cinco el resto de días de la semana. Los menores de 12 años y titulares del boleto Alsa Plus pueden hacer uso del servicio de forma gratuito.

Éstas son las tres líneas de navettes disponibles en 2017:

  • Línea 1 : Colmar • Kaysersberg • Riquewihr • Ribeauvillé • Colmar,
  • Línea 2 : Colmar • Ribeauville • Riquewihr • Kaysersberg • Colmar,
  • Línea 3 : Colmar • Eguisheim • Colmar.

 

Artículos que te pueden interesar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *