isla de kalsoy ruta por las islas feroe

 

EUROPA  ISLAS FEROE

Ruta por las Islas Feroe

Un nirvana en Escandinavia

Qué ver en las Islas Feroe - Isla de Streymoy

Segundo día de ruta por las Islas Feroe

Streymoy es la isla central del archipiélago, la mas grande de todas ellas y donde además, se encuentra una de las capitales más pequeñas de Europa, Tórshavn. La isla, se encuentra conectada a Vágar mediante un túnel subacuático y además de la capital, en ella se ubican una serie de aldeas altamente significativas en lo que a la historia del país se refiere. Por ello, no hemos dudado en incluirlas entre los lugares que ver en nuestra ruta por las islas Feroe.

 

Saksun - Una aldea de ficción

Párate a imaginar algo más de media docena de casitas con tejadillos cubierto de hierba, perdida al pie de una ensenada color esmeralda y rodeada por cientos de pequeñas cascadas. Pues bien ese lugar existe, se llama Saksun y se encuentra al norte de la Isla de Streymoy.

Las elevadas colinas que la flanquean y la niebla estancada sobre la entrada al fiordo, envuelven la aldea un halo de misterio muy particular. En la antigüedad, la playa formada en la pequeña bahía servía como puerto natural, pero tras una fuerte tormenta en el año 1600, la arena bloqueó el fiordo impidiendo el paso de las embarcaciones.

Además de todo ello, lo que no resulta ser poco, un museo que encontramos cerrado, una pequeña iglesia y como no, decenas de ovejas pastando sobre escurridizas laderas apabulladas por cientos de arroyos con aguas cristalinas. Por tantos motivos en tan diminuto lugar, posiblemente Saksun sea uno de los sitios más bellos en el planeta y sin dudarlo, uno de los lugares en las Islas Feroe del que mejor recuerdo podemos guardar.

 

panoramica de la aldea de saksun en la isla de streymoy

 

vistas de la cascada de saksunruta por las islas feroe

 

que ver en saksun

 

aldea de saksun en las islas feroe

 

Fossa - La cascada más alta de las Islas Feroe

De camino a Tjørnuvik, es imposible pasar por alto uno de los rincones que ver, más conocidos en las Islas Feroe. Encajonada junto a una cerrada curva en la misma carretera que bordea el fiordo de Sundini, nos encontramos con la cascada más grande en todo el país, Fossá.

El azar hizo que de camino a ella nos cayera un enorme chaparrón, por lo que tuvimos la enorme fortuna de poderla ver con tanto caudal, nada que ver con las fotografías que había visto anterioridad.

Sorteando entre peñascos, es posible trepar sobre la turba humedecida y resbaladiza para alcanzar la base de la catarata. Posiblemente se trate de la más soberbia de entre tantas cascadas que encontramos en el  archipiélago. Su doble salto de agua es sencillamente espectacular.

 

ruta por las islas feroe cascada de fossa

 

Organiza tu viaje por libre a las ISLAS FEROE

Reserva tus vuelos, alojamientos o excursiones para disfrutar del viaje perfecto

 

Tjørnuvik - El pueblo de las mil y una cascadas

En la punta norte de la isla de de Streymoy se encuentra Tjørnuvik, a quien propiamente rebauticé como “El pueblo de las mil y una cascadas”. Por cierto, argumento nada original para una aldea en este lugar.

Tjørnuvik, se encuentra ubicado al fondo de una hermosa bahía y encajonado al pie de un escarpado anfiteatro verde fluorescente. Sin duda, el contexto donde se encuentra lo convierte en uno de los pueblecitos más bellos que encontramos en nuestra ruta por las Islas Feroe.

Este pequeño pueblecito de 70 habitantes donde en el año 1956 encontraron restos de un cementerio vikingo, también cuenta con una playa de arena negra, posiblemente la más bella del archipiélago. Desde aquí, en días claros las vistas alcanzan hasta los legendarios pilares de roca Risin y Kellingin (El Gigante y la Bruja), ubicados en el extremo norte de la isla de Eysturoy. Afortunadamente, el temporal nos dio una pequeña tregua y allí los encontramos, imponentes y pacientes frente a nosotros, pareciendo haberse quedado petrificados con el paso el tiempo.

Para los amantes del senderismo, un conocido camino de siete kilómetros asciende sobre las montañas más elevadas donde se encuentra encajonada la aldea. La ruta, atraviesa al otro extremo de la colina hasta Saksun. Merece la pena iniciar el sendero y explorar sus alrededores, desde donde se precipitan centenares y centenares de pequeñas y no tan pequeñas cascadas. El estruendo de las cataratas, lo convierte en un fantástico lugar para reflexionar.

 

ruta por las islas feroes tjornuvik

 

aldea de tjornuvik

 

cascadas en la aldea de tjornuvil en la isla de streymoy

 

playa de arena negra en trjornuvik

 

vista panoramica de la aldea de tjornuvik en la isla de streymoy

 

Ruta panorámica por la carretera Oyggjarvegur

La antigua carretera número 10 (Oyggjarvegur) entre las montañas del sur de Streymoy, es una ruta alternativa al túnel moderno que conecta Tórshavn con la carretera principal. Dadas las impresionantes vistas que se alzan desde lo más alto de las colinas hacia los fiordos de la costa oriental, merece la pena recorrerla en alguna ocasión. A través de ella, también es posible explorar algunos rincones ocultos no tan sencillos de encontrar.

La carretera comienza junto una gasolinera, a 3,5 kilómetros tras la salida del túnel subacuático que conecta con la isla de Vágar, tomando el desvío hacia la derecha que asciende por la pendiente. Inmediatamente antes de llegar a la estación de servicio, yacen dos bonitos lagos bajo una loma color esmeralda. En días despejados, el reflejo sobre la superficie de la laguna genera una ilusión óptica, lo que hace parecer que se trata de un profundo barranco y no de una laguna.

 

laguna cristalina en la isla de streymoy

 

lago crsitalino en la isla de streymoy

 

Una vez tomado el desvío, bordeando el fiordo de Kollafjørður, la carretera comienza a ascender entre las montañas en dirección a Tórshavn. Aquí, con vistas hacia el fiordo y su puerto marítimo encajonado, encontramos el primero de los puntos panorámicos en la Oyggjarvegur. Continuamente encontraremos pequeños apartaderos donde es posible aparcar el coche para disfrutar del lugar.

 

kollafjordur-islas-feroe

 

Para encontrar el segundo lugar panorámico en la Oyggjarvegur, hay que continuar en dirección a Tórshavn hasta el antiguo acuartelamiento militar de la OTAN. Curiosamente, los tejadillos de los barracones se hallan cubiertos de hierba, por lo que de no estar pendientes fácilmente pasan desapercibidos. Aquí las vistas se dirigen hacia la ensenada que forma al profundo fiordo de Kaldbaksfjørður.

 

kaldbaksfjordur-islas-feroe

 

Las islas Feroe, esconden multitud de bellos y recónditos lugares sobre los que no encontrarás ningún tipo de información, por lo que es recomendable circular sin ningún propósito y tomar algunos desvíos, aunque éstos parezcan que no conducir a ningún otro lugar. Por fortuna, en éstas decidimos tomar la bifurcación que próxima a la base militar dirige hacia Norðradalur, una pequeña aldea próxima al mar al otro lado de las montañas.

 

ruta-islas-feroe-

 

Descendiendo por la sinuosa carretera que se aproxima a la costa, descubrimos una estrecha fisura por donde discurre un río con salida al mar, la cual decidimos explorar. El clima en las Islas Feroe cambia de forma tan repentina, lo que nos permite experimentar las cuatros estaciones en un mismo día. Por ello, mientras recorríamos el interior de la pequeña garganta pudimos disfrutar de paisajes tan bellos como éstos…

 

viaje-islas-feroe

 

islas-feroe

 

Kirkjubøur - Una aldea con tradición

Otro de los imperdibles que ver en las Islas Feroe es Kirkjubøur, la aldea más sureña en toda la isla, localizada en la costa occidental de la misma. Se trata de otra folclórica población formada por casitas con tejadillos verdes, aunque en eta ocasión, el contexto histórico que la encierra es especialmente significativo.

Estas características construcciones con tejadillos a dos cubiertos de hierba que hemos venido observando en las aldeas que hemos visitado, responde a una tradicional cimentación con varios cientos de años de antigüedad, ideadas para protegerlas viviendas del viento, del frío y sobre todo de la humedad.

La historia de Kirkjubøur, hoy prácticamente despoblada, se remonta a la era vikinga. Cuando el cristianismo llegó a la isla, la aldea constituyó uno de los más importantes centros de para el culto religioso, al convertirse en sede episcopal cristiana desde el año 999. Ello, perduró a lo largo de toda la Edad Media.

 

islas-feroe-3

 

viaje-Kirkjubour-islas-feroe

 

Además, Kirkjubøur cuenta con las edificaciones más antiguas en toda la isla, las cuales fueron edificadas con madera que llegaba flotando, arrastrada por las fuertes corrientes desde Noruega. Kirkjuboargardur, la más vieja de todas ellas, fue erigida en el siglo XI para albergar la sede episcopal.

La aldea, fue arrasada debido a una fuerte tormenta en el siglo XV o XVI, destruyendo así la inmensa mayoría de las viviendas, las cuales fueron reconstruidas en tiempos posteriores. Kirkjuboargardur, al igual que el resto de edificaciones fue restaurada, y ha ido pasando de generación en generación hasta en 17 ocasiones, manteniéndose ocupada por la misma familia que la habitaba desde el año 1550. Actualmente, también ha sido reconvertido en museo.

Además de estas históricas construcciones, cuenta con una iglesia y una catedral, la cual nunca jamás se terminó de construir. Una conocida ruta de senderismo de siete kilómetros, une Kirkjubøur con Tórshavn, la capital, atravesando las montañas del sur de la isla.

 

Kirkjuboargardur

 

 

 

Artículos que te pueden interesar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *