viaje a la isla de pascua ahu nau nau

 

AMÉRICA  CHILE

Ruta de 3 días por la Isla de Pascua

´Te pito O te henua´ El ombligo del mundo

¨Iorana Hoa¨, ¨Iorana Hoa¨ me reciben en la bucólica y diminuta sala de llegadas de la pista de aterrizaje de Mataveri. Y es que los adorables propietarios del Hostal Marari como es tradición en esta misteriosa isla que germina en el Océano Pacífico, me reciben acompañados de una guirnalda de flores perfumadas que enseguida, encaraman sobre mi enrojecido cogote.

Durante las aproximadamente cinco horas de vuelo desde el continente, he conocido a Matías, un muchacho argentino quien dormitaba sobre los incómodos asientos del aeropuerto de Santiago, aquejado por las interminables horas de retraso que sufrió nuestro vuelo. Y es que durante las pesadas cinco horas de espera que tuvimos que soportar, entre sueño y sueño, pude leer que los largos trayectos hacia la lejana Isla de Pascua, son los que mas retrasos sufren en el continente americano.

Matías y yo, hemos acordado vernos tras acomodar nuestro equipaje en los alojamientos, con el fin de admirar el atardecer desde la aldea de Hanga Roa, único lugar poblado en toda la Isla. De camino a la costa, también nos hemos encontrado con Carlos, otro joven argentino con quien coincidimos durante la espera, y con quien también compartiré esta fabulosa ruta por la Isla de Pascua.

 

aeropuerto de la isla de pascua

 

Junto a los acantilados, descubrimos el primero de nuestro moais, Mata Ote Vaikava. De ridículas dimensiones en comparación con otros de la isla, es uno de los pocos que aún conservan sus ojos tallados en coral. Realmente este instante, el de tropezarte de modo fortuito con el primer moai, para cualquier viajero que decidida venir hasta aquí, es sin duda un momento muy pero que muy especial.

Aunque el día no va a dar mucho más de si, mientras caminamos junto al ensordecedor zumbido provocado por el océano, el sol comienza a teñir ligeramente en suaves tonalidades violetas y rosadas el cielo sobre la isla. La brisa arrastra finas gotas de agua salpicadas desde los precipicios. Y el crepúsculo, aún nos permite entrever los pesados cargueros que aguardan de forma prudente a varias millas del muelle. Un cúmulo de factores, hace propicio este momento para reflexionar. ¡Mi ruta por la Isla de Pascua promete! ¡Vaya que si promete!

 

isla de pascua mata ote vaikava ahu

 


La enigmática Isla de Pascua - Historia de una civilización

He soñado durante años poder viajar hasta aquí, y por fin, me encuentro en este misterioso lugar. La Isla de Pascua o también conocida como ¨Rapa Nui¨, por muy diferentes motivos, se ha convertido en uno de los rincones más enigmáticos y que mayor curiosidad ha despertado entre aventureros e historiadores.

Y es que en realidad, muy poco se sabe sobre los orígenes de esta intrigante civilización, que culminó su época de mayor esplendor allá hacia el siglo XVII. ¿Cómo llegaron los primeros pobladores a este pequeño islote extraviado en la inmensidad del océano Pacífico? ¿Por qué motivo llegaron al límite de la extinción los habitantes de la isla?. Son muchas las preguntas e interrogantes y pocas las respuestas que arrojan significado al devenir de esta civilización.

Pero el motivo primordial que atrae a cientos de viajeros, arqueólogos y curiosos hasta este remoto lugar, es el halo de misterio que envuelve a los famosos moais, los cuales se hallan esparcidos por todos y cada uno de los rincones de esta isla de aspecto paradisíaco. ¿Qué significado tiene para la cultura Rapa Nui estas misteriosas estatuas y por qué decidieron construirlas? ¿Cómo lograron poner en pie y transportar tan pesadas estatuas con los medios tan rudimentarios de que disponían?.

 

 

Existen dos teorías sobre las raíces de esta civilización, la cual logró esculpir tan gigantescas estatuas y que se desarrolló en la Isla de Rapa Nui durante siglos. Thor Heyerdahl, científico noruego que dedicó gran parte de su carrera a estudiar los patrones migratorios de la Polinesia, sostiene que fueron nativos sudamericanos los primeros aventureros que se embarcaron y que, siendo arrastrados por las fuertes corrientes oceánicas, arribaron en la costa de la Isla de Pascua.

Su hipótesis cobró fuerza cuando en 1947, decidió empeñarse en una embarcación desde la costa de Perú, la cual fue arrastrada hasta la Polinesia, aunque un poco más al norte de la Isla. El científico, asegura que de haber embarcado más al sur hubiera podido llegar hasta la Isla de Pascua.

Estudios genéticos posteriores, han demostrado que la población aborigen de la isla, posee vestigios genéticos concluyentes que les relacionan con los pobladores de la Polinesia, y no con los nativos sudamericanos tal y como afirmaba el científico noruego. Por ello, la teoría mas extendida y aprobada por la población, es aquella que menciona que el Rey Hotu Matu´a, desembarcó junto a un grupo de exploradores allá hacia el siglo VI en la paradisíaca playa de Anakena, procedentes de algún remoto lugar de la Polinesia. Entonces la isla, era densamente poblada por palmeras, flores y plantas silvestres, y contaba con innumerables recursos para desarrollar una nueva civilización.

Pero, ¿por qué motivo los habitantes de la isla empeñaron tanto esfuerzo en la fabricación de estas gigantescas y pesadas estatuas? La tradición cuenta, que tras el desembarco del grupo de exploradores polinesios en la playa de Anakena, el Rey Hotu Matu´a estableció las normas de organización social y religiosa de esta nueva cultura que se comenzaba a desarrollar.

 

 

Los habitantes de la Isla de Pascua, creían que el ¨manᨠ(energía espiritual) de las personas que cobraban gran importancia o relevancia en el devenir de la civilización, continuaba existiendo incluso después de muertos. Por tanto, los habitantes de la isla y siempre según esta teoría, comenzaron a esculpir en piedra volcánica las gigantescas estatuas que hoy conocemos como moais, las cuales eran trasladadas a unos altares o ¨Ahus¨, que eran ubicados junto a las aldeas para protección de las mismas.

Una vez erigidas las estatuas sobre estos altares, siempre mirando hacia el interior de la isla para protección de sus pobladores, los ojos eran tallados sobre coral y encajados en las oquedades que para su alojamiento habían cincelado. Era el momento entonces, una vez colocados los ojos sobre las estatuas, cuando el moai cobraba vida y su penetrante mirada irradiaba todo el maná del antepasado a quien representaba la estatua.

El islote no figuraba en las cartas de navegación cuando el primer explorador europeo, el holandés Jacob Roggeveen, arribó en la isla el domingo 5 de abril de 1722 ¨Domingo de Pascua¨, por lo que fue bautizada como Isla de Pascua, nombre más extendido por el que se le conoce en la actualidad.

Desde entonces, hay constancia de diversas embarcaciones que arribaron en este desconocido islote, como la española dirigida por el explorador Felipe González de Haedo, que en 1770 embarcó desde Perú con el objeto de reclamar la soberanía del islote en favor de la Corona de España. Tras permanecer seis días en la isla y una vez formalizado el acuerdo de anexión con los nativos, quienes no opusieron resistencia alguna, la embarcación abandonó el lugar, sin volver a presentarse en la isla ninguna otra expedición que hiciera efectivo el dominio español.

Cuatro años más tarde, el explorador inglés James Cook, arribó en la playa de Anakena con intención de abastecerse y proseguir su viaje rumbo a la Polinesia. Pero en la isla y según el relato de su viaje, encontró una población devastada por las enfermedades derivadas entre otros motivos, a la escasez de recursos para subsistir. Según el explorador, la inmensa mayoría de los moais, se encontraban destrozados y derribados fuera de sus altares. Solo unos pocos había sobrevivido al desastre.

 

 

Lo que hoy se conoce, es que debido al empeño de los pascuenses en fabricar moais de forma descontrolada, terminaron por fulminar la cantidad de recursos naturales que desde sus inicios les ofreció la isla, por lo que se desató una hambruna generalizada.

Ello, derivó en una profunda decepción respecto a la protección que lo moais ejercían sobre sus pobladores, por lo que las estatuas comenzaron a ser derribadas de sus pedestales por los propios pobladores. Además, una serie de conflictos tribales entre las doce tribus que dominaban la isla, terminó por diezmar una civilización cuya historia real, hoy por hoy sigue suponiendo un extraordinario misterio.

 

 

 

 

 

Organiza tu viaje por libre a la ISLA DE PASCUA

Reserva tus vuelos, alojamientos o excursiones para disfrutar del viaje perfecto

 

Qué ver en la Isla de Pascua: Orongo - Rano Raraku - Norte de la Isla de Pascua

Primer día de ruta por la Isla de Pascua

Matías, Carlos y yo, hemos acordado vernos junto a las oficinas de Oceanic, en la calle principal de Hanga Roa. De las tres compañías de vehículos de alquiler que se encuentran en la isla, es la que nos han recomendado y por eso nos hemos decidido por ella.

Las carreteras en la isla presentan bastante mejor aspecto del que suponía. Eso sí, no permiten alcanzar grandes velocidades, lo que invita a circular despacio y así además, disfrutar de esta preciosa isla de aspecto plenamente tropical. De origen volcánico, la isla de Pascua ha sido formada a lo largo de los años por múltiples erupciones procedentes de los tres volcanes principales que la conforman, configurando así un triángulo perfecto con una longitud máxima de 24 kilómetros.

 

que ver en la isla de pascua lugares arqueologicos de interes

 

La aldea de Orongo, el volcán Rano Kanu y la ruta sur de la Isla de Pascua

En el extremo suroeste de la isla se encuentra el volcán Rano Kau, el más espectacular de todos los que se hallan en Rapa Nui. Es posible llegar hasta el lugar en automóvil, aunque desde la aldea de Hanga Roa, una ruta pedestre asciende hasta el cráter volcán en cuyas inmediaciones, se encuentra uno de los recintos arqueológicos más interesantes de la Isla de Pascua, la aldea ceremonial de Orongo.

 

volcan rano kau desde orongo

 

akdea ceremonial de orongo en rapa nui

 

Este es el primero de todos los lugares que conoceremos en nuestra ruta por la Isla de Pascua, donde también nos requieren el tiket de acceso al Parque Nacional de Rapa Nui, el cual hemos comprado nada más llegar al aeropuerto. La aldea, que se convirtió en el centro de culto a las aves, era estacionalmente ocupada por los jefes de las diferentes tribus que habitaban la isla, así como por los personajes que participaban en competencia del hombre pájaro, ceremonia que tenía lugar en honor al Dios creador Tangata Manu.

 


La competencia del hombre pájaro

En algún momento de la historia, posiblemente debido a la escasez de alimentos provocada por la masiva fabricación de moais, la creencia en el poder protector que los ancestros ejercían a través de estas estatuas comenzó a decaer. Por ello, los pascuenses buscaron alternativas a sus creencias religiosas y espirituales, focalizando éstas en la competencia del Dios Tangata Manu.

No se conoce exactamente el motivo por el que comenzó el culto al pájaro de la suerte ¨manutara¨, una especia de gaviota marina migratoria que anidaba cada primavera en los ´Motus´ islotes próximos al acantilado. Llegado el momento, siempre antes de la llegada a la isla de la gaviota migratoria, los competidores se arrojaban acantilado abajo desde donde sobre unas balsas artesanales, emprendían a nado hasta el Motu más alejado de todos. El trayecto tenía lugar en un mar agitado y concurrido por tiburones, por lo que no todos los competidores lograban llegar hasta el pequeño islote.

Una vez allí aguardaban días, incluso semanas, hasta la llegada de los primeros gaviotines. Tras anidar, el competidor que conseguía arrebatar el primero de los huevos, exclamaba alertando al vigilante situado en una cueva ubicada junto a los acantilados. Después, amarraba el huevo sagrado a su frente y regresaba a nado hasta la isla para entregarlo al jefe su tribu, convirtiéndose así en el elegido para ser el ´Tangata Manu´ o persona sagrada durante un año.

 

En la aldea, que sin duda es uno de los mejores lugares que ver en la Isla de Pascua, pueden observarse algunas de las casas aún conservadas, donde se han encontrado pinturas rupestres relacionadas con el hombre pájaro, así como una gran variedad de petroglifos que que aluden a esta ceremonia.

 

que ver en isla de pascua orongo

 

petroglifos en la aldea ceremonial de orongo y los motus

 


Hoa Hakananai´a - El amigo robado

En la Isla de Pascua, han llegado a catalogarse cerca de 900 moais, los cuales muchos de ellos y a pesar de lo que en un primer momento nos puede dar lugar a entender, presentan particularidades realmente significativas

Pero si hay un moai entre todos ellos cuyo arquetipo lo diferencia plenamente de los demás, éste es el Hoa Hakananai´a, o también popularmente conocido como ´El amigo robado´. Esta singular estatua de 2,42 m de longitud y 96 cm de ancho, a diferencia de la inmensa mayoría de esculturas encontradas en la isla de Pascua fue tallada en basalto, un material volcánico mucho más compacto y de dureza muy superior al que se halla en las faldas de Rano Raraku, lugar que sirvió como cantera o fábrica de estas prestigiosas esculturas.

El Amigo robado, en cuyo cuerpo presenta relieves y labrados representativos que evidencian un indudable progreso en el tallaje de moais por los Rapa Nui, fue encontrado oculto en posición erguida, en el interior de uno de los refugios que se encuentran en la aldea ceremonial de Orongo.

En el 1868, la Real Sociedad Geográfica de Londres emprendió un proyecto para realizar trabajos de investigación por el Pacífico Sur, en cuya ruta, se incluían una serie de estudios topográficos en la Isla de Pascua.

Pero no quedó todo ahí. Según el relato de los misioneros residentes en la isla, los marineros ingleses desmantelaron el refugio donde se hallaba el moai, para ser trasladado al puerto de Hanga Roa y posteriormente, embarcado a bordo del HSM Topaze. La preciada estatua, que sufrió daños significativos con motivo del farfullero traslado, fue junto a otra de más pequeñas dimensiones conocida como moai Hava, obsequiada a la Reina Victoria de Inglaterra por los Lores del Almirantazgo.

Hoy, el Hoa Hakananai´a se encuentra expuesto en el prestigioso Museo Británico de Londres. Varias asociaciones representativas y defensoras de la cultura Rapa Nui, pelean severamente por la recuperación de todo el patrimonio expoliado durante distintas épocas en la Isla de Pascua, entre cuyos principales reclamos se encuentra la devolución de este moai.

 

que ver en la isla de pascua moai perdido embarcado por una expedicion inglesa

 

Camino abajo, tomando un desvío hacia la derecha que conduce hasta el extremo este de la pista de aterrizaje, alcanzamos la plataforma ceremonial de Vinapu. Ésta, es formada por dos Ahus (plataformas) principales donde se hallaban varios moais, los cuales fueron derribados con motivo de las guerras entre diferentes tribus que tuvieron lugar entre los siglos XVIII y XIX. Uno de los Ahus, presenta rasillas pulidas que recuerdan a la de los Incas, motivo éste por el que también se ha relacionado la procedencia de los nativos con el continente sudamericano.

 

plataforma ceremonial de ahu vinapu en isla de pascua

 

La ruta avanza en dirección este, próxima a la costa sur de la isla de Pascua, la cual se halla repleta de plataformas ceremoniales señalizadas. Entre sus restos arqueológicos se hallan decenas de estatuas derribadas y fragmentadas junto a los ´Pukao´, los llamativos tocados rojos que eran colocados sobre los moais.

El Pukao, es un ornamento fabricado en escoria roja procedente del extinto volcán Puna Pau, ubicado a unos siete kilómetros al noreste de Hanga Roa. Estos tocados, eran usados como complementos solamente de algunos moais, que eran seleccionados entre aquéllos que se consideraban de mayor relevancia.

Junto al altar ceremonial de Ahu Tahanga, nos detenemos brevemente donde observamos los Pukao tallados con petroglifos y varias hileras de moais derribados boca abajo. Antes de llegar hasta la plataforma desde Hanga Roa, se encuentra el interesante yacimiento de Vaihu, cuyo indicador por error desafortunadamente pasamos por alto.

 

ahutahanga pukao con petroglifos

 

Uno de los lugares más fascinantes, intrigantes y conmovedores en toda la isla, se encuentra junto al volcán Rano Raraku, en su falda sur. Las laderas de este volcán extinto, ubicado en la zona este próximo a la península de Poike, sirvió como cantera para tallar la casi totalidad de las mil estatuas que se han encontrado en la isla de Pascua.

 

cantera de moasi en la isla de pascua

 

Rano Raraku - La mayor cantera de moais

No se conoce con certeza el la duración exacta del proceso de elaboración y tallado de estas gigantescas y misteriosas estatuas. Lo que hoy se conoce, es que la totalidad de ellas, fueron fabricadas en las laderas del volcán Rano Raraku, aprovechando las cualidades únicas y especiales de la roca que se halla en el volcán. Su formación, es debida a la ceniza compactada procedente de las diferentes erupciones que han tenido lugar en la zona, cuya cualidad principal es la poca dureza que presenta en comparación con el basalto.

 

 

Usando una serie de útiles artesanales fabricados en basalto y tras seleccionar el lugar adecuado, tallaban un enorme bloque de roca rectangular donde comenzaban a esculpir la estatua. En primer lugar comenzaban con la cabeza, donde guardando escrupuloso respeto a las proporciones adecuadas, moldeaban la nariz, las cuencas de los ojos y otro muchos detalles. Después proseguían con el torso, los brazos y las manos.

Una vez precisada la silueta, proseguían con los costados y vaciaban el material hallado bajo al escultura, quedando ésta unida a la roca madre por una estrecha franja de piedra. Llegado a este punto, rellenaban la oquedad generada bajo el moai con piedras de pequeño tamaño, hasta separarlo de la superficie de forma definitiva.

Tras separar la estatua de la roca, era deslizada ladera abajo mediante unos raíles fabricados por troncos de madera, y eran encajados en posición erguida sobre los nichos que excavaban en la parte baja de la montaña. Seguidamente y una vez se encontraba el moai en posición vertical, continuaban con un minucioso proceso de tallado sobre la superficie de la estatua.

Aún es un misterio el modo en que estas pesadas estatuas, era transportadas varios kilómetros hasta las plataformas donde eran colocadas, con los medios tan rudimentarios de que disponían. Estudios recientes, sugieren que un numeroso grupo de personas, las trasladaban en posición vertical haciendo uso de cuerdas y grandes troncos de madera, motivo éste entre muchos otros, por el que la isla se vio sometida a una descontrolada deforestación y posterior crisis de recursos naturales.

 

que ver en la isla de pascua moais

 

En la ladera sureste del volcán, se encuentran las cabezas de moai por las que mundialmente es conocida la Isla de Pascua, y que han sido objeto de numerosas portadas en documentales, revistas y folletos de viaje.

Éstas, presentan un estilo mucho más refinado y avanzado, por lo que de ello se deduce que corresponden a la última generación de moais que fabricaron en la cantera de Rano Raraku. En los rostros de estas estatuas, se observa una nariz mucho más prominente, a falta de las oquedades que servían como alojamiento para los ojos tallados en coral. Además, la parte superior de la cabeza, no dispone de una base lo suficientemente grande como para colocar los llamativos Pukao.

 

moais en la cantera rano raraku

 

moai piro piro isla de pascua

 

moais en la isla de pascua rano raraku

 

Estos moais, fueron parcialmente enterrados quedando únicamente a la vista el rostro y parte del torso. Aunque hoy, debido a los depósitos de sedimentos motivados por el paso del tiempo, algunos de ellos se encuentran prácticamente cubiertas en su totalidad, quedando visible únicamente una parte de la cabeza.

 

que ver en la isla de pascua

 

A través de un sendero perfectamente señalizado, se puede recorrer un circuito desde donde observar éstas cabezas, y muchas otras estatuas que fueron abandonadas en distintos procesos de elaboración.

De forma concreta y reclinado sobre una ladera en la parte baja de la cantera, con 22 metros de longitud y un peso estimado de 200 toneladas, aún incrustado sobre la roca se encuentra el Tokanga. Se trata de la figura más grande que los Rapa Nui trataron de construir. Posiblemente, sus creadores debieron abandonarlo durante el proceso de fabricación, al darse cuenta de que nunca jamás podrían trasladar esta colosal estatua a la plataforma donde la pensaban situar.

 

que ver en isla de pascua tokanga en rano raraku

,

Desde el mirador ubicado junto al conocido Moai Tukuturi (Moai Arrodillado), la vista alcanza hasta los acantilados de la península de Poike y la plataforma de Ahu Tongariki con el Océano Pacífico como telón de fondo. Unas de las imágenes que ver en Rapa Nui más esperadas para todos aquéllos quienes decidimos cruzar medio mundo hasta este lugar. Por su puesto, tampoco podía faltar en mi ruta por la Isla de Pascua.

 

ahu tongariki desde rano raraku

 

Ruta norte de la Isla de Pascua y la playa de Anakena

En la costa norte de la isla, antes de alcanzar la playa de Anakena se encuentran los petroglifos de Papa Vaka. Los bajos relieves, describen figuras relacionadas con el mundo marino, lo que releva la importancia que para el desarrollo de la civilización en la isla tenían el dominio del mar.

 

papa vaka carte de entrada

 

que ver en la isla de pascua papa vaka

 

A escasos metros, un indicador que reza ´Te Pito Kura´ (ombligo de luz), conduce a través de un sendero poblado por caballos salvajes hasta un cercado de piedras, en cuyo interior se halla una enorme roca pulida en forma de huevo. El nombre de este lugar, es relacionado con el que la isla recibió en algún momento de la antiguedad ´Te pito O te henua´, que significa el ombligo del mundo. La inhóspita ubicación de la isla en medio del océano Pacífico, posiblemente hizo pensar a sus pobladores que se encontraban ubicados en el centro del universo, motivo por el que la decidieron bautizar con este ególatra sobre nombre.

Junto a esta curiosa formación, se encuentra el altar sobre el que descansaba la estatua más grande que lograron terminar, y que pudo ser trasladado hasta su plataforma ceremonial. Conocido como el moai ´Paro´, se encuentra fragmentado en dos bloques tumbado boca abajo, tal y como los arqueólogos lo hallaron tras ser derribados. Junto a él, también se encuentra su Pukao fabricado en escoria, el más grande de todos los elaborados en la cantera de Puna Pau.

 

te pito kura rapa nui

 

 

Palmeras de perfumada madera, una densa duna de arena blanca y la plataforma de moais mejor conservadas en toda la isla, conforman la paradisíaca playa de Anekana. Y es que muy pocos, somos los privilegiados  que tenemos la oportunidad tomar un baño junto a la hilera de estatuas ancestrales que mayor misterio despertaron desde la antiguedad.

 

playa de anakena que ver en la isla de pascua

 

Éste magnífico enclave de apariencia celestial, es el lugar ideal para poner fin a nuestro primer día de ruta por la isla de Pascua. Aquí, es donde según menciona la tradición, el Ariki Hotu Matu’a desembarcó junto a sus hombres para establecer el primer asentamiento desde donde el cual, se comenzó a desarrollar la enigmática cultura Rapa Nui.

El paraje, es flanqueado por el altar conocido como Ahu Nau Nau formado por siete moais, cinco de los cuales presentan el mejor estado de conservación en toda la isla. Después de que los nativos los arrojaran de sus pedestales, la fina arena blanca que cubre la playa Anakena, ocultó las estatuas guarneciéndolas así del viento, los tsunamis y otros efectos erosivos a los que se encuentra sometida la isla.

Durante las excavaciones llevadas a cabo en la playa de Anakena, próximo a un moai desenterrado, los arqueólogos encontraron fragmentos de coral y un disco tallado en escoria roja. Tras ensamblar todas las piezas encontradas, conformaron un ojo de 35 cm de largo que encajaba perfectamente sobre la cuenca vacía del moai. La pieza original, actualmente se encuentra expuesta en el Museo Antropológico Sebastián Englert de Hanga Roa.

 

playa de anakena isla de pascua

 

anakena en la isla de pascua

 

ahu-nau-nau-playa de anakena en isla de pascua

 

Cercano al altar de Ahu Nau Nau, en un solitario pedestal se halla un moai mucho más achatado y robusto. Ésta, fue la primera de las estatuas que fue puesta en pie en la era moderna, idea del explorador noruego Thor Heyerdahl, quien animó a los nativos para alzar la estatua y así probar algunas de sus teorías. Para ello, fueron necesarios una docena de hombres, troncos de madera, cuerdas y piedras.

 

 

 

 

Artículos que te pueden interesar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *