que ver en kathmandu stupa budista

que ver en nepal blog de viajes

 

Thamel y Sawayambhunath

Día uno

– Namasté, Namasté- tímidamente susurran entre sonrisas, dándonos así la bienvenida en la bulliciosa terminal de llegadas de Tribhuvan. Han venido hasta aquí para buscarnos y llevarnos al hotel, por lo que sin perder demasiado tiempo, cargamos nuestros equipajes en la furgoneta y nos ponemos en camino hacia Thamel.

Un compendio de olores, sonidos, sensaciones y emociones desconocidas se filtran a través de las ventanas de la empolvada furgoneta, colapsando y poniendo en jaque nuestros cinco sentidos.  Las paradas son frecuentes debido a la congestión del tráfico y el mal estado de las calles, las cuales, algunas de ellas se encuentran incluso sin asfaltar.

 

vuelos-baratos-nepal

 

Hay que dejar paso a las vacas que deambulan a través de la calzada, incluso a los ciclomotores o bicicletas que nos encontramos en sentido contrario y rápidamente, nos preguntamos por qué hacen sonar el claxon de forma tan continua y estridente. – Es para advertir las maniobras- responde incisivamente el conductor de la furgoneta. Sospechamos entonces, que solamente ellos comprenden el caótico embarullamiento al que se encuentra sometido la ciudad.

 

 

Kathmandú, posiblemente sea una de esas ciudades que se detestan o te enamoran para siempre. Gran parte de su aproximadamente millón de habitantes viven sumidos en la pobreza, deambulando entre polvorientas avenidasd engullidas por la polución y los montones de escombreras, producto de los frecuentes y devastadores terremotos que en ocasiones, devastan parte la región.

Ubicado en pleno casco antiguo, 20 minutos caminando al norte de la emblemática Plaza Durbar se encuentra Thamel, que abarrotado de edificios hoteleros, cafeterías, restaurantes y pequeños comercios de toda clase, se ha convertido en el barrio turístico y de mochileros más popular de Kathmandú.

La maraña de bulliciosas, estrechas y ruidosas callejuelas, se encuentra en cualquier momento atestada de excursionistas que encuentran aquí, una estupenda carta de presentación antes de poner rumbo hacia lugares remotos o iniciar alguna de las fascinantes rutas de senderismo bajo los cielos del Himalaya.

 

 

Ramkrisnha, nuestro contacto en Nepal, nos espera en su oficina muy cerca de nuestro hotel. Hemos acordado vernos con él para precisar nuestro medio de transporte hasta Pokhara, lugar donde marcharemos en apenas dos días para iniciar un trekking.

Ambos llevamos un tiempo comunicándonos desde Madrid. Parece muy feliz por vernos ya en su país natal y nos obsequia con una taza de té tradicional nepalí, que degustamos a la vez que trata de ultimar los detalles de nuestro viaje. Continuamente sonríe mientras revisa nuestro itinerario y por sus gestos, entendemos que el programa le ha parecido perfecto.

 

mapa de ruta en nepal que ver en nepal

 

El largo trayecto desde Madrid nos ha dejado fatigados. Por ello, para nuestro primer día en la ciudad únicamente hemos previsto visitar el templo de Swayambhunath, lugar donde conforme a la tradición budista, brotó la gigantesca flor de loto donde se manifestaba Swayambhu y que según la leyenda, dio lugar a la actual ciudad y valle de Kathmandú.

A pesar de nuestro buen sentido de la orientación, resulta algo complicado guiarse con la única ayuda de un mapa y es que en el desdibujado centro de Kathmandú, no parece sencillo guiarse sin navegador.

En el casco antiguo, las calles llevan el nombre del barrio, monasterio o tole donde se encuentre, pudiendo resultar caótico localizar cualquier hotel, restaurante o agencia sin algún tipo de ayuda. Ello hace muy recomendable no tener prisa para llegar a cualquier punto de la ciudad.

 

calles de kathmandu que ver en kathmandu

 

 

Swayambhunath, se encuentra ubicado al oeste fuera del casco antiguo, a unos treinta minutos a pie del barrio de Thamel. Decidimos ir caminando para comenzar a inmiscuirnos en la cargada atmósfera que envuelve la ciudad y es que el mero hecho de caminar por sus barrios residenciales, puede resultar una experiencia difícil de olvidar.

Fernando filma sin detenimiento allí por donde caminamos y es que cada gesto, cada mirada o cada sonido, se convierte en una escena digna de inmortalizar. El intenso tráfico y el estrepitoso sonido que genera, congestiona las polvorientas calles cuyas despedazadas aceras, se sacian de pequeños comercios y mercaderes.

 

 

 

Las escuálidas terneras, sagradas según la tradición hindú, vagan husmeando sobre el polvo que recubre las avenidas en busca de sustento y los niños, en ocasiones parecen desaparecer entres escombreras.
Antes de llegar a Swayambhunath, cruzamos el río Vishnumati. Altamente contaminado, los desperdicios se acinan junto a las cochambrosas chabolas donde observamos un grupo de pequeñas jugando que acaparan nuestra atención y quienes sonríen al reparar en ello.

 

 

 

Swayambhunath, es también conocido como “el templo de los monos“, lo que no tardamos demasiado tiempo en descubrir porqué.

Habitado por una importante colonia de primates, este templo budista Patrimonio Mundial de la Unesco se levanta sobre el lugar desde donde el cual, la leyenda menciona que creció la giganteca flor de loto en que se manifestaba el buda primigenio. Bajo la escalinata oriental que asciende hacia la cima de la colina donde se ubica el templo, comenzamos a divisar los primeros pelotones de simios traviesos, quienes revolotean sobre las ramas de los árboles en torno a un conjunto de coloridas estatuas de Buda.

 


La leyenda del Valle de Kathmandú

 

Relata la leyenda, que los inicios de las civilizaciones pasadas en el Nepal se centran en el actual valle de Kathmandú. El valle, se encontraba entonces anegado por un hermoso y enorme lago de aguas cristalinas color turquesa, en cuyo centro creció una gigantesca flor de loto que irradiaba una luz divina, forma en que se manifestaba Swayambhu, el buda primigenio.
Dada la desmesurada belleza de la mencionada flor de loto, así como del lago que albergaba ésta, miles de peregrinos se aproximaban a sus inmediaciones para contemplar el paisaje así como para venerar, aunque fuese desde la orilla, la preciosa flor divina.
Según afirma la rama budista de los nepalíes, el bodhisattva de la sabiduría Manjusri, discípulo real del Buda Gautama, tuvo una visión sobre esta deslumbrante flor de loto y decidió viajar desde China hasta el lago para adorarla. Cuando comprobó que el lugar se había convertido en un importante punto de peregrinación y veneración, decidió drenar el lago para conseguir que todos pudieran adorar tan hermosa flor desde cerca, dando así origen al actual valle de Kathmandú.
En el lugar exacto donde se posó tan dichosa flor, se erigió la actual stupa de Swayambhunath, conocido como templo de los monos, al oeste del centro de la actual ciudad de Kathmandú. Desde entonces, el lugar se ha convertido en uno de los lugares sagrados para todo el budismo.
Como en toda leyenda posible, se conocen versiones discrepantes que determinan que fue otro el motivo por el que tomó origen el actual valle de Kathmandú.
Según la tradición hindú, el país pudo fundarse gracias a Krishna, una de las reencarnaciones del dios Vishnú, quien lanzó sobre esta montaña un potente rayo para liberar todo el agua que contenía el valle.
Sea de uno u otro modo el que diera origen al actual valle de Kathmandú, lo que efectivamente estudios geológicos han confirmado es que años atrás el valle fue ocupado por un inmenso lago que drenó a través de un desfiladero, dando así originen al actual país del Nepal.

 

 

swayambunath

 

 

Desde lo más alto de la colina, las fabulosas vistas alcanzan a la totalidad del valle. Pero es el reluciente templo de Swayambhunath y la sobrecogedora escena que se despliega a su alrededor lo que monopoliza nuestra atención.
Los peregrinos, con las cabezas rapadas y acicalados con sus túnicas color granate, murmuran mantras sagrados mientras rodean la reluciente stupa en el sentido de las agujas del reloj. A su vez y como parte del ritual, hacen girar los molinos de oración que circundan la base central del templo sagrado.

 

 

Vibrando fuertemente al paso del viento que comienza a soplar sobre la colina, ondean miles de tradicionales banderas de plegaria con sus mantras sagrados inscritos en ellas.

Junto a la escalinata por la que hemos accedido al recinto hay un enorme dorje (rayo) chapado en latón, uno de los símbolos centrales del budismo. Imitamos el camino de los monjes alrededor del templo haciendo girar los pequeños y compactos molinos de oración, descubriendo a nuestro paso decenas de templetes y estatuillas que representan a los diferentes dioses venerados por la religión hindú.

En el lado oeste de la stupa, encontramos en forma de pagoda el dorado templo de la diosa hindú Hariti, donde observamos multitud de fieles que descalzos, depositan sus ofrendas junto a la imagen de la venerada Diosa.

 

 

 

La luz desprendida por las lámparas de aceite que ofrendan los devotos, iluminan tenuemente el “jardín” de templos, esculturas y símbolos religiosos al rededor de la gran estupa mientras comienza a caer la noche sobre la colina. A su vez, los vendedores comienzan a recoger sus puestos donde ofrecen todo tipo de estatuillas y parafernalia budista, en vistas a la tormenta que repentinamente se aproxima desde el valle.

 

objetos budistas en kathmandu

 

 

Budhanilkantha, Monasterio de Kopan, Pashupatinath y Stupa de Bodnar

Día dos

Kathmandú amanece bajo una intensa bruma que esperemos poco a poco, vaya desapareciendo a lo largo de la mañana.

Nos dirigirnos sin demora hacia la oficina de nuestro amigo Ramkrisnha, donde vamos a conocer a Manog (Manuel), un guía nepalí que nos acompañará por la ciudad durante el día de hoy. Al conocerle, nos extraña que alguien hable tan perfectamente el castellano en Nepal y a su vez, quedamos sorprendidos por la amabilidad y reverencia con la que se dirige hacia nosotros.

Hoy, queremos conocer algunos lugares de interés al norte de Kathmandú, por lo que en compañía de Manuel y a bordo de la furgoneta que hemos contratado con Ramkrinha, nos ponemos en marcha hacia nuestra primera parada en ruta, la estatua de Budhanilkantha.

Durante el trayecto, nuestro risueño guía menciona que los primeros asentamientos en el valle datan del siglo VII a.C., en la confluencia de los ríos sagrados Bagmati y Vishnumati, al sur de lo que hoy es el casco antiguo de Kathmandú. Con el tiempo y a medida que los asentamientos crecían, la ciudad se fue convirtiendo en el núcleo más importante de la ruta comercial entre la India y el Tíbet.

Desde el norte del valle, el budismo comenzó a expandirse hacia el Tíbet, donde siglos después las tribus nómadas tibetanas regresaron fusionando creencias hindúes con la antigua religión bön del Tíbet. Por ello, a día de hoy, perfectamente podemos apreciar los fuertes vínculos entre las culturas hindú y budista a lo largo y ancho de todo el valle de Kathmandú.

 

 

El propio valle, repleto de templos, pagodas, monasterios, esculturas y un largo etcétera, conforma en si un enorme santuario de iconografía religiosa hindú y budista, que serían necesarias varias semanas para poder recorrer al completo.

Al llegar a Budhanilkantha, Manuel menciona que son pocos los turistas que lo incluyen en su itinerario y que podemos considerar un acierto el haber llegado hasta aquí. En la entrada al recinto observamos varios mendigos, los primeros que hemos visto en la ciudad, los cuales son obsequiados por algunos devotos quienes les entregan arroz y legumbres.

En el templo principal, ubicado al aire libre y al que tan solo está permitido el acceso a devotos hindúes, se encuentra la estatua del dios Visnú o Narayan, creador de la vida. En esta representación yace durmiendo plácidamente sobre el cuerpo enroscado de Ananta, el dios serpiente de 11 cabezas que simboliza la eternidad. La gigantesca estatua de cinco metros de largo, fue esculpida sobre un enorme bloque de granito que los fieles creyentes trajeron desde lugares remotos hace más de mil años.

 

estatua sumergida de budalnikanta

 

La imagen es sobrecogedora, pareciendo flotar sobre un estanque natural. Desde el exterior podemos entrever a los devotos descender por las escaleras y aproximarse para depositar sus ofrendas y tocar los pies de la estatua.

Pero la devoción no gira solamente en torno a la enorme estatua granítica. En el concurrido y colorido exterior, repleto de pequeños templetes y estatuillas, la imagen no es menos interesante y estremecedora. Las lámparas de manteca son amontonadas por decenas de creyentes con un punto rojo marcado en la frente, quienes ofrendan frutas, guirnaldas de flores o barritas de incienso que se consumen lentamente. Todo ello en conjunto, comporta un ambiente místico y único que nunca jamás había experimentado con anterioridad.

 

 

que ver en el valle de kathmandu

 

Manuel aprovecha para explicarnos el significado del punto rojo que el mismo acaba de marcar en su frente. Es conocido como tikka, y se trata en una especie de polvo rojo salpicado con agua mezclada con crema y arroz, que los más ancianos colocan en la frente a los más jóvenes entre bendiciones. Simboliza la victoria de la virtud sobre el mal y se cree que recibiendo el tikka y las bendiciones, se consigue fuerza para un éxito cercano.

Entre un agrio olor a incienso y los devotos rociando polvo de tikka al rededor de las estatuillas, nos ponemos en camino hacia nuestro próximo lugar marcado en el itinerario, el monasterio de Kopan.

Al regresar hacia la furgoneta, nos encontramos con un pequeño grupo de pequeños quienes encarecidamente nos piden una limosna. Manuel, sugiere que no hagamos caso a los niños que piden limosna a los turistas en la calle. El hecho de obsequiarles con dinero puede tener un efecto contraproducente para ellos. En vistas a nuestra generosidad, los pequeños pueden llegar a obtener importantes cantidades de dinero y encontrar así una sencilla manera para ganarse la vida, descuidando por completo su formación y educación generando un efecto negativo para su futuro.

Los territorios montañosos desde el valle de Kathmandú hasta la ciudad sagrada de Lasha, en el corazón del Tíbet, se encuentra repletos de ornamentados monasterios budistas tibetanos, cuya visita al menos a uno de ellos recomiendo de forma encarecida.

De las decenas de monasterios esparcidos a lo largo del valle, nos hemos decantado por visitar el de Kopan, ubicado en el extrarradio, al noreste de la ciudad sobre la ladera de una colina.

Kopan fue fundado por el lama Thubten Yeshe en 1984. Dos años después, el mismísimo Dalai Lama señaló a un niño granadino como la reencarnación del venerable Lama Yeshe, quien ostentó dicho cargo hasta los 18 años de edad, cuando  decidió quitarse la túnica color granate y azafrán para regresar a Europa. Es sencillo encontrar entrevistas y artículos escritos por éste en la red, donde relata como es la vida dentro y fuera de los monasterios.

Desde el bacheado camino que asciende hasta el monasterio, comenzamos a divisar en la lejanía y entre la polvorienta bruma que domina el valle, algunos de los edificios que componen el recinto del monasterio.

 

 

En el acceso al complejo, unos niños rapados ataviados con túnicas color granate nos reciben y abren los portones de chapa por donde accedemos al patio del monasterio.

En el interior, los más pequeños juegan persiguiéndose entre ellos y los de mayor edad, se reúnen en torno a una gran mesa de campo frente al mirador, cuyas vistas ofrecen una panorámica excepcional de los desfigurados tejados de la ciudad.

 

niños budistas en el monasterio de kopan

 

La iconografía budista dedicada a los monasterios resulta sencillamente impresionante. Junto a la gigantesca puerta de acceso al edificio principal, se encuentran dos estatuas zoomorfas coloridas y dotadas de una armadura, consideradas según la tradición los guardianes del monasterio.  En el tejado, el edificio es presidido por la rueda de dharma o rueda de la ley, junto a dos ciervos dorados chapados en latón, quienes representan el primer sermón ejercido por Buda en el parque de los ciervos en la ciudad india de Sarnath, muy cerca de Venarasi.

 

que ver en el valle de kathmandu monasterio de kopan

 

monasterio de kopan

 

Dentro de un pequeño cobertizo encontramos el mani dungkhor, un enorme y pesado molino de oración el cual, según nos indica Manuel, se encuentra repujado de miles de copias del mantra “Om mani padme hum” (alabada sea la joya del loto). Los monjes lo hacen girar como gesto divino, esparciendo así la compasión por el mundo igual que cuando se recita el mantra.

 

 

Kopan es uno de los mejores lugares en todo el continente asiático para aprender los fundamentos del budismo tibetano, lo que hace que no nos sorprendamos al encontrar tantos estudiantes occidentales en el monasterio.

Hasta el momento, no nos han permitido el acceso al interior del edificio por lo que sospechamos que los estudiantes debían estar practicando algún rito de meditación. Pero ahora, un monje gesticula pareciendo indicar que nos descalcemos a la vez que nos invita a acceder a su interior.

En efecto, una vez dentro podemos ver los cojines aún deformados sobre los que los estudiantes han debido realizar los ejercicios de meditación. Observamos a algunos de ellos, los más rezagados, que aún permanecen junto a la profesora quien parece estar aclarándole alguna cuestión.

 

que ver en el valle de kathmandu monasterio de kopan

 

En el interior de este tipo de monasterios puede llegar a ser sorprendente para quien no nunca haya accedido a uno de ellos. Rebosantes de colorido, las paredes se encuentran decoradas con multitud de murales que ilustran la vida de Buda, además de otras muchas telas religiosas en colores llamativos y pinturas tibetanas.

Al fondo, el altar es presidido por una enorme estatua dorada de buda en posición de meditación, con la mano izquierda sobre el regazo y su palma de la mano derecha extendida hacia el frente. Podemos encontrar estatuas de Buda en cientos de posiciones diferentes. Concretamente ésta, significa la disipación del miedo.

Junto al altar también encontramos los tradicionales cuencos de oración, decenas de lámparas de manteca y otras muchas ofrendas así como una caja de donación. El trono del abad se encuentra rodeado de fotografías de diferentes Lamas y sobre el principal, se encuentra la fotografía del Dalai Lama.

 

monasterio de kopan en el valle de kathmandu

 

altar del monasterio de kopan en kathmandu

 

Nos dirigimos ahora hacia uno de los lugares más inquietantes de todo el valle, el templo sagrado de Pashupatinath. Para ello tomamos de nuevo el empedrado camino ladera abajo abordo de la furgoneta, mientras Manuel nos advierte del conmovedor y escalofriante lugar donde nos dirigimos.

Decenas de vacas y cabras deambulan husmeando entre los granos de arroz con que les ofrendan los devotos en torno al templo y es que según no explican, está considerado el templo más sagrado del mundo entre los de Shivá, Pashupatinath Dios de los animales.

 

 

Cercados por una tétrica y sobrecogedora atmósfera, cruzamos al otro extremo del contaminado río sagrado. Aquí, Las finas gotas de lluvia se entremezclan con las densas columnas de humo que desprenden un extraño olor desconocido para nosotros, pero cuya procedencia de forma silenciosa comenzamos a intuir. – Podéis fotografiar la escena pero por favor guardad un sentido respeto-, advierte Manuel.

 

 

El templo de Pashupatinath y el río Bagmati, pueden ser los equivalentes a Venarasi y el río Ganges en la India. El rito más sagrado para los hinduístas es el que tiene lugar tras su muerte, donde tras un solemne protocolo, sus restos mortales son incinerados para a continuación arrojar sus cenizas al río y completar así el ciclo de la reencarnación. En este lugar la escena es sencillamente estremecedora.

 

 

 

Los alrededores de los gaps crematorios, se encuentran salpicados por un batiburrillo de templetes y santuarios, donde nos veremos abordados por los conocidos Shadus. Aunque Manog, advierte que algunos de ellos solamente fingen tal condición para obtener unas monedas tras posar en las fotografías de los turistas.

 

 

Nos dirigimos ahora hacia uno de los lugares sagrados más importantes para el budismo tibetano, la gran Stupa de Bodnath. Ésta, según menciona nuestro guía, se tambaleó considerablemente durante el fatídico terremoto de 2015, aunque advierte que tan solo su torre sufrió algún daño de menor relevancia por ello.

Bodhnath, es una de las stupas más grandes de toda Asia  y antaño, se convirtió en la más importante parada para los comerciantes entre Lasha y Kathmandú, donde solían rezar antes de aventurarse a través de los elevados montes del Himalaya.

Estos templos, eran construidas para guarecer reliquias sagradas. Hay varias creencias sobre la reliquia que alberga la stupa de Bodhnath. Mientras algunos piensan que en su interior se encuentran las reliquias del último Buda, Kashyapa, otros aseguran que su interior contiene restos óseos del primer Buda, Siddhartha Gautama. En el pasaje que conduce a la plazoleta donde se aloja el templo sagrado, pagamos un puñado de rupias para poder acceder a ella.

 

que ver en el valle de kathmandu stupa de boodanath en nepal

 

Desde el terremoto, los “peajes” que cobran a los extranjeros para acceder a lugares sagrados también ha aumentado considerablemente. Aún así, para cualquier persona occidental resulta ridículo regatear los precios para entrar a algunos de estos simbólicos emplazamientos.

La stupa está circundada por una empadrada callejuela de adoquines color teja, que es recorrida por centenares de fieles mientras murmuran sus tradicionales mantras.

Asimismo, nuestro guía nos ilustra sobre el significado de cada uno de los elementos que presentan estos armoniosos lugares sagrados, que sirven como representación tridimensional del camino de Buda hacia la iluminación. Éstos se alzan en torno a los cuatros rostros de la divinidad. Los ojos de Buda que todo lo ven, fijan su penetrante mirada en dirección a los cuatro puntos cardinales. El garabato en forma de nariz, es el número ek (uno) nepalí, que representa la unidad y por encima, el tercer ojo significa el discernimiento de Buda.

 

stupa budista en kathmandu

 

La base del templo representa la tierra, mientras que la enorme cúpula (kumbha) semicircular de color blanca resplandeciente representa el agua.

La estructura cuadrada (harmika) donde se representan los ojos de Buda simbolizan el fuego, desde cuya parte superior se elevan 13 escalones que representan las 13 etapas que los humanos debemos superar para alcanzar el nirvana. La corona sobre ella el aire y la sombrilla entre medias simboliza el espacio. Al rededor de la cúpula, se encuentran tallados 108 nichos con grabados de Buda.

 

boodnath en kathmandu

 

 

Sin duda, su configuración contagia una armoniosa sensación de paz y desasosiego, impregnado del tradicional olor a incienso. Al visitar la stupa, merece la pena esperar hasta el atardecer cuando ésta, es iluminada por diminutas luces que brillan en diferentes tonalidades junto al calor que desprende el resplandor de las lámparas de manteca.

 

 

 

Centro de Kathmandú y Plaza Durbar

Día tres

La última jornada en Kathmandú coincide con nuestro último día de viaje en Nepal. Entre tanto, a lo largo de nuestro viaje a través del país, hemos viajado hasta Pokhara, desde donde iniciamos un treking de cuatro días a través de Himalaya, la cordillera más elevada del planeta. También hemos visitado Lumbini, reconocido como el lugar donde nació el Buda histórico Siddhartha Gautama y el Parque Nacional de Chitwan, ya en las cálidas llanuras del Terai junto a la India.

Por todo ello, hemos decidido ocuparlo en pasear a través de sus céntricas callejuelas y visitar las gigantescas estatuas de Buda ubicadas en el parque Buda Amideva, las cuales no pudimos ver durante nuestro primer día.

A pesar de llevar dos semanas completas en este misterioso país, las agitadas calles de la inquieta ciudad de Kathmandú prosiguen sobrecogiéndonos llamativamente. Allá donde dirigimos la mirada volvemos a obtener una fotografía de postal. Y es que la tradición budista, íntimamente ligada con la religión hindú, se entremezcla sobre cada recoveco en forma de coloridos monasterios, relucientes stupas y pequeños templetes o estatuillas que evidencian las ofrendas que los nepalíes consagran a las divinidades.

 

estupa budista en el centro de kathmandu

 

 

Paseando diez minutos hacia el sur desde Thamel, se encuentra uno de los lugares interesantes y conmovedores, la Plaza Durbar de Kathmandú. De camino, merece la pena echar un vistazo al mercado ubicado en Asan Tole, la plaza más agitada y bulliciosa de la ciudad, donde instalan un famoso mercadillo hasta donde diariamente llegan productos desde cualquier rincón del valle.

 

 

La Plaza Durbar de Kathmandú, es un fascinante batiburrillo de santuarios, estatuillas y todo tipo de alegorías relacionadas con la tradición hindú. Éste, es uno de los lugares donde los efectos del terremoto de 2015 son muchos más visibles. Lamentablemente, algunos palacios y templos reconocidos por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, se vieron reducidos a escombros o se cayeron de sus pedestales.

Algunos de los edificios en la plaza y sus alrededores, se encuentran etiquetados con adhesvios verdes, naranjas o rojos, en función de su peligrosidad y riesgo a posibles desplomes.

 

plaza durbar de kathmandu templos

 

 

 

templos en la plaza durbar de kathmandu

 

Otro de los edificios en la plaza que más daños sufrieron durante el terremoto fue el moderno edificio neoclásico conocido como Gaddhi Baithak, ubicado en la zona oriental. Es el lugar adecuado para reflexionar sobre los catastróficos momentos de pánico que los habitantes de la ciudad vivieron aquellos fatídicos días de abril cuando la ciudad se tambaleó.

 

 

El corazón de la plaza alberga el que posiblemente se trate del edificio más significativo, el Palacio Real o Hanuman Dhoka, erigido allá hacia el siglo IV. Desgraciadamente, el palacio fue unos de los edificios que fatalmente se vieron afectados a consecuencia de los temblores. Aún son visibles las enormes y escalofriantes  grietas que presentan las fachas de sus patios interiores.

La puerta de acceso al palacio, que conduce hasta su más famosa chowk (patio) es presidida por una estatua de Hanuman, lo que otorga el nombre al propio lugar. Además del guardián que nos recibe en el portón de entrada, éste es flanqueado a ambos lados por dos llamativos leones de piedra, uno montado por Shiva y otro por su esposa Parvati.

Antes de visitar la plaza, conviene informarse profundamente sobre la interesante, embarullada y pintoresca iconografía hindú, así como adquirir una guía explicativa de los templetes y principales monumentos del lugar. En el acceso a la plaza, con el tiket de entrada regalan un pequeño folleto informativo.

 

 

 

 

Al sur de la plaza, el Kumar Bahal, un edificio de ladrillo rojizo apuntalado por vastos tablones de madera, acoge una de las realidades más fascinantes y misteriosas del mundo espiritual.

Su interior (Kumari Chowk), en un patio de tres pisos cercado por balcones y grandes ventanales de madera, es el lugar donde habita la Diosa viviente Kumari Devi. La divinidad, es elegida desde los 4 años hasta su primera menstruación y para ello, debe reunir estrictamente 32 requisitos físicos.

Una vez elegidas las candidatas, éstas son encerradas en una habitación decorada con 108 cabezas de búfalo de donde brotan sonidos aterradores mientras danzan unos hombres enmascarados. Solamente una de ellas será capaz de permanecer serena y no esbozar un solo sollozo. Ella será la nueva Kumari Devi.

Tras superar el proceso de selección la Kumari es trasladada al Kumari Chowk junto a su familia, donde permanecerá sin contacto alguno con el exterior salvo en contadas ocasiones donde realiza algunas apariciones ceremoniales. Cuando llega a la pubertad, regresará a su estado natural y será devuelta a la vida real con provisiones suficientes para proseguir su vida sin dificultad.

Se encuentra terminantemente prohibido fotografiarla, pero entre las 9 y las 11 de la mañana, diariamente durante unos breves segundos, la joven deidad muestra su rostro al exterior desde uno de los ventanales que cercan el Kumari Chowk. Ver a una Diosa viviente sin duda es una de las más increíbles, fascinantes y escalofriantes experiencias que podamos vivir.

 

 

 

La última visita de nuestro viaje, la dedicaremos para admirar las tres gigantescas estatuas doradas de Buda Sakyamuni, de Chenresig con sus cuatro brazos y del Gurú Rinpoche. se encuentra en el extremo occidental del parque del Buda Amideva, al pie de la colina de Swayambunath.

 

 

Consejos para visitar Kathmandú

Transporte, alojamiento, excursiones y visados para Nepal

El valle y la ciudad de Kathmandú, son un auténtico santuario de iconografía sobre la filosofía budista y la religión hindú. Los lugares descritos no son sino una minúscula parte de los posibles a conocer en la región. Serían necesarias varias semanas para comprender a fondo este confuso y enmarañado lugar.

Por ello, recomiendo planificar con tiempo el viaje y establecer un itinerario donde figuren los lugares más interesante que deseamos visitar. Merece la pena comprar una guía completa, que nos ayude a comprender la historia de los palacios, templos y demás monumentos que alberga la ciudad de Kathmandú y el resto del valle.

 

guia-de-viaje-lonely-planet

 

Las agencias de Thamel disponen de guías nepalíes que hablan castellano, quienes nos pueden acompañar a lo largo del itinerario que hayamos programado. Sus precios son bastante razonables aunque conviene consultar y negociar el precio en más de una de las muchas agencias que vamos a encontrar. Nadie mejor que ellos para ayudarnos a comprender sus extravagantes costumbres y tradiciones.

También puedes consultar y reservar excursiones a través de nuestros enlaces, lo que nos ayudará a seguir creciendo y te asegurará una reserva de garantías con las más prestigiosas empresas turísticas del mundo. Ofrecemos excursiones de un día por la ciudad o incluso de varios a través del valle y las aldeas limítrofes. Hay disponibles vuelos panorámicos en avioneta para sobrevolar la cordillera de Himalaya y el Monte Everest, así como salidas en helicóptero para contemplar este magnífico coloso.

 

     VUELO PANORÁMICO SOBRE LOS HIMALAYA

     TOUR PANORÁMICO POR EL EVEREST

     2500 AÑOS DE BUDISMO EN NEPAL

     TOUR DE UN DÍA POR EL VALLE Y LA CIUDAD DE KATHMANDÚ

 

Transporte en la ciudad de Kathmandú

Conviene salir con tiempo suficiente si decidimos trasladarnos en automóvil de un lugar a otro de la ciudad. La desordenada y desdibujada ciudad de Kathmandú se encuentra sometida bajo un caos globalizado, inmerso en una densa nube de polvo, humo y estridentes conductores que circulan sin considerar las inexistentes normas de circulación. El transporte público en la ciudad en muy complicado de comprender, pero aunque a veces nos pueda resultar imposible, el sistema funciona. Aún así recomiendo reservar un TRANSFER a/desde el AEROPUERTO.

En principio, no está permitido el alquiler de turismos a visitantes extranjeros. En Thamel, algunas agencias alquilan motocicletas depositando el pasaporte. Para circular de forma legal en Nepal, es necesario acreditar que se encuentra en posesión de un carné internacional para conducir motocicletas. Ésta puede ser una buena opción para desplazarse hasta los lugares más alejados del centro de la ciudad, pero hay que tener mucho cuidado con los peligrosos y desconsiderados conductores que abarrotan las calles de Kathmandú.

También es posible alquilar bicicletas en multitud de agencias ubicadas en Thamel. Las normas de circulación son igualmente inexistentes para quienes circulen a bordo de ellas.

La mayor parte de los lugares de Kathmandú pueden visitarse a pie, por lo que esta es la mejor opción para apreciarlo todo e inmiscuirse a fondo en la ciudad. Si deseamos desplazarnos hacia lugares más alejados del centro, los taxis ofrecen precios muy razonables, los cuales se pueden regatear. También es posible negociar el precio de un taxi para días completos o dirigirnos a una de las tantas agencias de viajes ubicadas en Thamel para contratar el transporte por los días que sean necesarios.

 

Dónde alojarse en Kathmandú

Kathmandú ofrece un amplio servicio de alojamientos. Desde lujosos hoteles a hostales o albergues mucho más económicos, ideales para quienes dispongan de presupuestos algo más ajustados.

Thamel es el lugar que aglomera mayor números de servicios y alojamientos de precio medio y bajo. Resulta interesante para conocer otros viajeros o llevar acabo las compras de última hora, antes de dirigirnos a los lejanos lugares desde donde parten las fascinantes caminatas a través de Himalaya.

 

alojamiento-barato-kathmandu

 

También es importante conocer que los cortes de suministro eléctrico son frecuentes en todo Kathmandú. Sobre todo en invierno, los apagones tienen lugar en todos los barrios de forma alternativa sin excpción. Algunos hoteles disponen de tablas informativas con los horarios en los que los cortes de suministro tienen lugar.

 

Visados para Nepal

Para la totalidad de los turistas extranjeros que deseen visitar Nepal, a excepción de los nacionales de la India, es necesario encontrarse en posesión de su correspondiente pasaporte validado y en vigor. Además de ello, es necesario adquirir un visado el cual, es emitido y estampado en dicho documento en la misma sala de llegadas del aeropuerto de Kathmandú, así como en los distintos puestos fronterizos que se encuentren habilitados para el acceso de turistas.

Es necesario llevar consigo dos fotografías tipo carné y realizar el pago del mismo en efectivo, en US$ o rupias nepalíes. Es posible cambiar moneda en la misma sala de llegadas de Thivuban. Puedes obtener más información sobre la normativa aplicable a turistas extranjeros AQUÍ.

Estos son los tipos de visados que pueden emitir, cuyas vigencias son posibles ampliar en las oficinas de extranjería de la ciudad de Kathmandú:

  • Un visado de turista válido por 15 días: 25US$.
  • Un visado de turista válido por 30 días: 40US$.
  • Un visado de turista válido por 90 días: 100US$

 

 

 

Organiza tu viaje por libre a NEPAL

Reserva tus vuelos, alojamientos o excursiones para disfrutar del viaje perfecto

Vuelos baratos a Nepal

Alojamiento barato en Kathmandú

Las mejores excursiones guiadas en Kathmandú

Guía de viaje para viajar a Nepal



Artículos relacionados

También te puede interesar para organizar tu viaje
 

logo cupon descuento booking
bono de descuento en air bnb

Artículos que te pueden interesar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *