foto portada playa en pulau kapas

que ver en malasia blog de viajes

 

Qué hacer en Pulau Kapas, el paraíso existe

Pablo, un empedernido mochilero y enamorado del sudeste asiático, nos había recomendado visitar la isla desde el momento en que de forma improvisada, decidimos viajar a Malasia. “Es un paraíso por descubrir”. No se cansaba de repetir una y otra vez, mientras nos enviaba vídeos grabados con su cámara acuática y fotografías a través del teléfono móvil. Desde entonces, visitar la isla se había convertido no en una prioridad, pero si en una de nuestras opciones más deseadas.

3 de julio de 2017, tras haber pasado cinco días en las islas Perhetians, nos encontrábamos en la concurrida terminal de autocares de Kuala Besut, una pequeña y envejecida aldea enclavada en la costa este de Malasia. En el anárquico mercadillo instalado en la parte trasera de la terminal, pasábamos el tiempo curioseando entre comerciantes y clientes, mientras esperábamos el autocar que nos llevase hasta Kuala Terengganu.

En absoluto teníamos nada claro hacia donde dirigirnos, ¿Pulau Tioman? ¿Redang? ¿Pulau Kapas?. Adormecidos sobre los asientos del desvencijado autocar, pasamos por alto la parada Merang, aldea donde se toma el jeti que conduce hasta la isla de Redang. De este modo y sin reparar demasiado en ello, zanjábamos así tan desdichada incertidumbre. ¡Nos íbamos a Kapas!

Kuala Terengganu, erigida bajo la explosión económica de los petrodólares, es la capital del estado malayo con mayor población musulmana. Sin precisar demasiado en la ciudad, antes de visitar Kapas o una vez de regreso, bien merece la pena pasar al menos un día para recorrer su popular barrio chino o visitar una de las mezquitas más bellas que encontramos en Malasia, la Mezquita Masjid Cristal.

 

mezquita de cristal en kuala terenganu

 

Nada más recoger nuestros equipajes, los taxistas nos abordan una vez en la bulliciosa estación de Terengganu. Tras negociar un precio más que razonable con uno de ellos, nos encaminamos hacia Marang, una pequeña población enclavada 17 kilómetros al sur de Kuala Terengganu, desde donde parten las barcas motoras hacia Pulau Kapas.

Pulau Kapas, es una pequeña isla ubicada en la costa este de Malasia de mu fácil acceso, ya que tan solo se encuentra a unos 15 minutos desde la plataforma continental. Aún a pesar de lo mencionado, continúa siendo una isla bastante desconocida, no incluida en la gran mayoría de los itinerarios turísticos. Ello, hace que sus excelentes playas no se encuentren tan concurridas como las ubicadas por ejemplo, en la costa de Tailandia.

Sus tranquilas y cristalinas aguas color turquesa y sus despoblados litorales de arena blanca, son sin duda sublimes para relajarse unos días en el paradisíaco sudeste asiático. Aunque sería de una gran injusticia no mencionar, que tanta tranquilidad no debería ser sinónimo de aburrimiento. Y es que son abundantes las playas de las que podemos disfrutar en Pulau Kapas, así como cuantiosas las actividades que podemos llevar a cabo allí. No deberíamos olvidar que Pulau Kapas, es también considerado uno de esos paraísos del mundo subacuático donde nos podemos sumergir y encontrar todo tipo de fauna marina oculta entre arrecifes de coral.

 

resort KCB en pulau kapas

 

 

Cuatro días en la paradisíaca isla de Pulau Kapas

Sobre las 10:00 de la mañana anclamos en la paradisíaca isla de Kapas. Lo primero que has de saber para llegar hasta aquí, es que no es posible reservar alojamiento con antelación, por lo que nuestra respuesta al patrón de la embarcación cuando nos pregunta donde queríamos bajar fue sencilla, “donde mejor te venga”.

Cargamos nuestras mochilas, bajamos los tres peldaños de la escalinata donde han anclado la motora y sin demora, nos dirigimos al primer alojamiento que encontramos para preguntar si disponen de habitaciones para los tres. Se trata del KBC (Kapas Beach Chalet) y de forma inconsciente, hemos caído en el resort donde Pablo nos recomendó unos día atrás. Dispone de habitaciones básicas a muy buen precio y una magnífica zona chillout con amacas y vistas al mar.

El KBC es muy concurrido y de sobra conocido por los mochileros que deciden visitar la isla. Aquí, Pablo nos aconsejó que preguntásemos por Mónica, una española a quien no llegamos a conocer y con quien sigue manteniendo una relación de amistad. Al no disponer de alojamiento nos dirigimos al resort contiguo. Aunque es fácil de confundir por su nombre, el KCB (Kapas Coral Beach) si que dispone de dormitorios libres. Los encontramos bastante más caros, aunque éstos cuentan con baño privado, aire acondicionado y son de un nivel algo superior.

 

panoramica desde kcb en pulau kapas

 

Tras acomodarnos y sin esperar un segundo más, nos tomamos tan ansiada cerveza en el cenador del resort mientras boquiabiertos, contemplamos la relajadas aguas multicolor que bañan las playas de Kapas. Observamos también una motora donde desembarca un grupo de cuatro muchachos argentinos, con los que hemos coincidido en el autocar de Kuala Besut. Habíamos charlado brevemente con ellos durante el trayecto, pero quien nos diría que entablaríamos tan buena amistad durante nuestra estancia en Kapas.

A través de un paseo de piedra color blanco que zigzaguea oculto entre la arboleda podemos conocer Pulau Kapas. En algunos tramos se halla despezado por la acción de los tifones pero por lo general, podemos transitar con normalidad sobre él. Primeramente inspeccionamos ambas playas, las ubicadas al norte de la que acoge nuestro resort. En mi opinión, estas dos espectaculares playas de arena blanca, son las más alucinantes de la isla. Nuestra primera noche la pasamos charlando con la pandilla de argentinos que conocimos, a quienes por su puesto, espero que les guste mi diario.

 

pasarelas de piedra en pulau kapas

 

barco en la isla de pulau kapas

 

atardecer barca pulau kapas

 

resort en pulau kapas

 

Para el segundo día en la isla, hemos decidido seguir explorando su litoral. La diferentes playas de Pulau Kapas, combinan aguas multicolor en tonos marinos y azul turquesa, con aguas cristalinas desde donde podemos ver bancos de peces de muy diversas variedades y de todos los colores.

 

 

playa soleada en pulau kapas

 

 

canoas en la isla de pulau kapas

 

A través de una escarpada hilera de escalones, hay que descender hasta una solitaria cala antes de llegar a la playa ubicada más al norte de Kapas. Al fondo se encuentra la que denominan Pulau Gemia, un pequeño islote que comentan, pertenece a una propiedad privada y donde se encuentra el lujoso Grand Island Resort y Spa. Al norte de esta solitaria isla, bajo la superficie marina se encuentra una lancha de desembarco japonesa hundida durante la II Guerra Mundial. En el islote, también se puede visitar un criadero de tortugas verdes.

 

vistas a la isla de pula gemia desde pulau kapas

 

playa rocosa en la isla de pulau kapas

 

En Kapas y como no podía ser de otro modo, aprovechamos para practicar snorkeling entre las alfombras de coral que circundan la isla. No es necesario contratar tours, ni largos trayectos en motora para maravillarse con los encantos que esconde la superficie marina. En la misma playa donde nos alojamos, hemos alquilado una máscara de snorkeling para sumergirnos en las zonas que desde la orilla, observamos en una tonalidad más oscura.

Además de la inmensa variedad de coral, nos encontramos con un sinfín de peces multicolor. Incluso encontramos a Nemo escondido entre sus anémonas siendo acechado por otras especies. Sumergidos en las cálidas aguas, también hemos encontrado erizos de mar con púas impresionantes, mantas marinas y aunque nosotros no hemos tenido tanta suerte, nos advierten que no es complicado toparse con algún que otro tiburón.

 

arrecifes de coral en la isla de pulau kapas

 

anemonas y erizos en pulau kapas

 

Nuestro último día también lo pasamos junto a Jordi, Esther y Desiré. A ellos les conocimos en Perhentian practicando snorkeling y en Kapas hemos vuelto a coincidir. Exploramos la playa ubicada más al sur donde se encuentra el muelle y la que cuenta con un mayor número de alojamientos. En el extremo sur, a través de un escarpado sendero de escalinatas, se asciende hasta el cabo donde se encuentra el repetidor. Tras éste, se vuelve a descender por el camino que conduce hasta una pequeña cala de piedrecitas donde hay un merendero.

Nuestra última noche, en compañía de nuestros amigos fue mágica e inolvidable. En la playa sur también hemos conocido a Mauri, un joven español quien desde hace unos años se ocupa de un viejo chiringuito de madera. Frente a la hoguera, Toto, uno de los muchachos argentinos, no ha dudado en arrancarse con una destartalada guitarra. Sin dudarlo de modo alguno, conocer esta maravillosa isla ha sido una experiencia inolvidable y para siempre, Kapas se ha ganado un pedacito de nuestro aventurero corazón.

 

chiringuito en la isla de pulau kapas

 

isla de pulau kapas

 

pulau kapas anochecer

 

Consejos para visitar Pulau Kapas

Cuándo ir a Pulau Kapas

Si te encuentras de vacaciones en Malasia entre los meses de noviembre a marzo estás de mala suerte, ya que la isla cierra con la llegada del monzón de la costa este. Ello, hace que los meses de primavera y verano sean los más adecuados para visitar la isla. Los fines de semana, la isla se convierte en uno de los lugares de recreo más frecuentes entre la población malaya de la región de Terenganu, por lo que encontrar alojamiento se convierte en un serio inconveniente.

 

Cómo llegar a Pulau Kapas

La mejor opción para llegar a Pulau Kapas, es tomar un vuelo hasta el aeropuerto internacional de Kuala Terengganu, uno de los aeropuertos más concurridos de Malasia. Encontraremos vuelos a un precio muy económico (entre 15 y 30 euros) desde prácticamente cualquier aeropuerto del país.

Una vez en Kuala Terengannu hay que dirigirse hasta Marang (ojo no confundir con Merang, donde se toma el barco hasta Redang), ubicado a unos 17 kilómetros al sur. El trayecto puede llevarnos aproximadamente 30 o 40 minutos en autocar. Una vez en Marang, hay que dirigirse caminando hasta el muelle, ubicado a unos diez minutos a pie desde la parada y una vez allí, tomar una de las lanchas que salen en dirección a la isla. El precio del trayecto en motora es de 40 ringgits ida y vuelta y las fueraborda comienzan a navegar desde las 8 de la mañana. El trayecto es de apenas unos 15 minutos. Un día antes de regresar, es conveniente comunicar en el alojamiento la hora en que se desea retornar para evitar contratiempos.

Presupuesto para Pulau Kapas

Evidentemente, en función de nuestras expectativas el presupuesto se puede disparar. Por lo general pueden encontrarse alojamientos individuales desde 30 ringgits y dobles a partir de 60. Una habitación doble moderna, con baño privado y aire acondicionado puedes oscilar sobre los 230 ringgits.

Se pueden encontrar platos de noodles o arroz, incluso buffets que incluyan sopas y pollo con curri entre 5 y 6 ringgits. En KCB también podemos encontrar comida occidental. Es importante saber que no podemos reservar alojamiento con antelación. Por ello, recomiendo de forma encarecida llegar a la isla a primera hora de la mañana, antes de que las barcas cargadas de turistas comiencen a llegar al muelle. También es muy importante saber que en los alojamientos no aceptan tarjetas bancarias de ningún tipo. En la isla, tampoco hay cajeros automáticos ni casas de cambio y por supuesto, los alojamientos tampoco disponen de conexión WIFI.

 

 

Artículos que te pueden interesar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *